www.lavozdetalavera.com

La víctima confiesa que desde entonces no puede ir sola a la Ciudad de la Cerámica

Adrián Belda, durante su testimonio en la primera jornada del juicio que se sigue contra él en la Audiencia Provincial de Toledo, en imagen de Kiko Expósito, diario EnCLM
Ampliar
Adrián Belda, durante su testimonio en la primera jornada del juicio que se sigue contra él en la Audiencia Provincial de Toledo, en imagen de Kiko Expósito, diario EnCLM

El joven acusado de tirotear a una mujer en Talavera afirma en el juicio que el arma se disparó sola

Jueves 18 de Mayo de 2017.

Adrián Belda Retamal, el joven acusado de ser el presunto autor del disparo que hirió gravemente a Ángela Sánchez Oliva cuando a primera hora de la mañana del 9 de julio de 2014 ésta transitaba por la calle Alfares, de Talavera de la Reina, ha asegurado que desconocía que el arma, que había robado previamente, estuviera cargada, manifestando que se disparó sola y que no tenía intención de herir a nadie.

Estas son las afirmaciones más importantes del acusado en su declaración durante el juicio que se está llevando a cabo en la Audiencia Provincial de Toledo, en el que Belda, de 22 años de edad, se enfrenta a una pena de 19 años y 9 meses de prisión y a hacer frente una indemnización de 737.115 euros para su víctima, según la petición realizada por el Ministerio Fiscal.

En la primera sesión del juicio, celebrada este miércoles en la Audiencia Provincial toledana, Adrián Belda ha relatado que el día anterior a los hechos intentó acceder a una vivienda del número 6 de la calle Alfares, en la que residía un amigo suyo y ubicada en el mismo bloque donde posteriormente robó el arma.

DURMIENDO EN EL PRADO

Tras llamar al portero automático, la madre de su amigo le indicó que no se encontraba en casa, razón por la cual tomó la decisión de dormir en la calle; concretamente en los baños públicos de los Jardines del El Prado.

Según su propio testimonio, en la mañana del 9 de julio, a las 7.30 horas, entró en el portal del citado edificio, aprovechando que estaba abierto, y accedió a una vivienda situada en el séptimo piso, a través de una ventana abierta.

Una vez en la citada vivienda, vio un armero cerrado con llave; en un tiempo que calculó en unos 15 minutos, encontró la llave, lo abrió y sustrajo el rifle más pequeño de todos siguiendo los consejos de un conocido al que consultó por teléfono, ya que su intención era vender el arma.

APUNTANDO A LA CALLE

Después de coger el rifle, salió de la vivienda, pasó al edificio contiguo por la azotea y fue al salir a la calle -por el portal de ese edificio, el número 8 de Alfares-, cuando el arma se disparó sola -según el acusado- cuando apuntaba hacia la calle pensando que no estaba cargada, hiriendo a dos personas; a una de ellas, Ángela Sánchez Oliva, de mayor gravedad al alcanzarle en la cabeza.

La propia Ángela Sánchez, profesora de 28 años que ejercía en Talavera y actualmente reside en Los Navalmorales, declaró por su parte que, a causa de los daños sufridos como consecuencia del disparo, estuvo un año y dos meses sin trabajar, de los cuales cerca de seis meses fue completamente dependiente de otra persona; que presenta secuelas en su brazo izquierdo, en el cual no tiene la movilidad completa, y que además ha perdido sensibilidad en tres dedos.

SECUELAS PSICOLÓGICAS

No obstante las importantes secuelas físicas, quizás más importante para la víctima han sido y son las psicológicas, respecto a las cuales Ángela Sánchez ha afirmado que no puede ir a Talavera sola, además de que por las secuelas de movilidad y la cicatriz en la cabeza su físico ya no le gusta.

Una segunda víctima de los disparos, Vicenta Zamora, ha prestado declaración como testigo, señalando que desde el día del suceso no duerme bien por la noche y que un balín de la metralla del disparo se le ha quedado alojado en el codo izquierdo, limitando sus movimientos; el Fiscal pide para ella una indemnización de 675 euros.

UN CARTUCHO SUELTO

En la vista judicial también compareció el propietario tanto de la vivienda asaltada como del arma utilizada, que ha asegurado en su testimonio que siempre guarda las armas dentro del armero descargadas y que por norma general ni siquiera tiene la munición donde están las armas; en ese sentido explicó que es probable que hubiera algún cartucho suelto dentro del armero, por lo que da por hecho que el acusado lo cogió y se encargó de cargarlo.

En cuanto a la versión del acusado de que sólo tardó 15 minutos en encontrar la llave del armero, el propietario del arma y de la vivienda asaltada señaló que es imposible que Adrián Belda lograra encontrar la llave en sólo 15 minutos, ya que estaba "minuciosamente" escondida. Además, según el rastro que el acusado dejó en la casa, el testigo advirtió lo más probable es que incluso usara una cama para dormir, ya que había restos de pelo y de sangre y señales de que el baño había sido utilizado.

Según distintas fuentes, antes del juicio -que quedará visto para sentencia este jueves- se intentó llegar a un acuerdo entre las partes, pero no hubo entendimiento.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (5)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

Comenta esta noticia
Normas de uso
  • Esta es la opinión de los internautas, no de La Voz de Talavera
  • No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
  • La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.
  • Tu dirección de email no será publicada.
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.