www.lavozdetalavera.com

TALAVERA VIVA

Los dominadores de las tinieblas

Jesús Huete

Los dominadores de las tinieblas

Sábado 12 de Agosto de 2017.

Liberto, mi compadre anarquista, bien intencionado y pobre de solemnidad, acostumbra a leer -carente de orden y libre de sentido común- libros viejos que conserva en cajas cochambrosas, no menos carentes de pringue que el resto de su alojamiento. La desordenada confusión en el archivo de los textos que conserva no es sino una particular interpretación del anarquismo. Cuando le vacilé, recomendándole a un arquitecto de interiores que le organizara, sin olvidar la estética, su semi chabola, me contestó que esos tipos te dejan una mansión ideal, pero ideal para que vivan ellos. Son las extrañas costumbres de los burgueses. Los que aseveran ser liberales de izquierda y, algunos, incluso se lo creen. Fantasmas que conviven con fantasmas.

Conseguí descubrir que Liberto releía la cuarta parte del Leviatán, de Hobbes, titulada Del Reino de las Tinieblas. Mi compadre cree que el texto hace unas reflexiones muy pertinentes. Nos dice en las primeras líneas que, junto al poder soberano divino y humano, hay un tercero: "el de los dominadores de las tinieblas de este mundo", "el reino de Satán sobre los demonios".

Destaca Liberto que ese poder oscuro es, con todo, extraño: "se trata de un poder sobre los fantasmas que aparecen en el aire"; esto es, en nuestra realidad. La causa de esto, dice Hobbes, se llama Satán, "príncipe de este mundo". Sea como sea -continúa- la parte más tenebrosa de este mundo se encuentra entre los no cristianos, aunque tampoco entre los cristianos y su iglesia se disfruta de luz suficiente. "Por eso hay luchas y guerras entre ellos". Los cristianos, continúa, aún están en tinieblas y la prueba es que también se hallan dominados por la pluralidad, las apariencias y las circunstancias del presente. En efecto, "¿de dónde tanta diversidad de caminos en la persecución de un mismo fin, la felicidad, si no fuera porque la oscuridad de la noche nos rodea o, por lo menos, la bruma?". La bruma, concluye, genera imágenes producidas por la fantasía, la imaginación y las impresiones. El mal está conectado con las apariencias y con lo inseguro producto de "nuestras cabezas"

Las apariencias son el mal para Hobbes y para mi compadre Liberto. Esto es lo que produce espanto en el pueblo. "Así que -añade Liberto- esta es la razón por la que Hobbes y muchos otros exigen que abandonemos el reino de la prudencia y nos adentremos en la razón, la ciencia y sus certezas" (¡Menos mal, yo ya cruzaba los dedos!)

La prudencia, en efecto, intenta navegar a través de las apariencias, pero sólo puede hacerlo de manera insegura. Se equivoca y no puede ofrecernos un fundamento cierto, así que la razón y el razonamiento firme es la solución, ya que "nada es producido por el correcto razonamiento sino verdades generales, eternas e inmutables".

Todo este alucinante intento de superar el mal que me recordó mi compadre, y el hecho de armonizarlo, no es más que una variante para escapar del tiempo que perdimos esperando la justicia de los manchegos acaparadores, para enfrentarnos al azar de haber sufrido tales insensateces bajo las siglas de un partido que jamás debió confiar en ellos, y lograr ¡al fin! el control sobre las condiciones de tal crueldad. Imponer, huyendo de este horrible estado, algo conseguido, regulado y previsible para el futuro de esta Comarca Desorientada.

¡Gracias, Liberto! Y forra el libro.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (3)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

Comenta esta noticia
Normas de uso
  • Esta es la opinión de los internautas, no de La Voz de Talavera
  • No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
  • La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.
  • Tu dirección de email no será publicada.
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.