EDICIÓN 609
1 de octubre de 2020, 17:50:56
Sociedad

El administrador apostólico de la Archidiócesis, en la Basílica del Prado


Braulio Rodríguez presidió la celebración diocesana de la Jornada Mundial del Enfermo en Talavera

Por La Voz de Talavera


La Crónica de Jorge López Teulón

Miércoles 12 de Febrero de 2020.

La Basílica de Nuestra Señora del Prado, de Talavera de la Reina, ha acogido la celebración de la Jornada Mundial del Enfermo en la Ciudad de la Cerámica, que ha sido presidida por el administrador apostólico de la Archidiócesis de Toledo, monseñor Braulio Rodríguez Plaza.

Respondiendo a la convocatoria realizada por el Departamento de Pastoral de la Salud de la Conferencia Episcopal Española, cientos de fieles han asistido este martes a la citada Jornada en el santuario mariano de la Patrona de Talavera, que ha tenido lugar bajo el lema 'Acompañar en la soledad'.

ADMINISTRACIÓN SACRAMENTAL

Dicha jornada, que coincide cada 11 de febrero con la fiesta de Nuestra Señora de Lourdes, fue establecida por el Papa san Juan Pablo en 1997 y este año ha correspondido a Talavera la celebración diocesana en la Archidiócesis toledana.

Monseñor Braulio Rodríguez Plaza, administrador apostólico, presidió la Eucaristía en la que se administró el sacramento de la Unción de los Enfermos, para lo que las distintas parroquias de la ciudad habían preparado a sus feligreses.

GRACIA ESPECIAL

Hay que recordar que el sacramento de la unción de los enfermos es un acto litúrgico por el cual un presbítero signa con óleo sagrado a un fiel por estar enfermo, en peligro de muerte o simplemente por su edad avanzada.

Con esta acción se significa que le es concedida al enfermo o al anciano una gracia especial y eficaz para fortalecerlo y reconfortarlo en su enfermedad, y prepararlo para el encuentro con Dios.

Como recordó el señor Arzobispo, "el óleo utilizado en este rito es conocido como óleo de los enfermos y es bendecido cada año por el obispo en la misa crismal".

RITO CENTRAL

En el rito central del sacramento de la unción de los enfermos, el presbítero traza con el aceite bendecido la señal de la cruz en la frente y en cada una de las manos del enfermo, al tiempo que pronuncia las siguientes palabras:

"Por esta santa unción y por su bondadosa misericordia, te ayude el Señor con la gracia del Espíritu Santo. Amén. Para que, libre de tus pecados, te conceda la salvación y te conforte en tu enfermedad. Amén".

La solemne celebración contó con la asistencia, entre otros, de la alcaldesa de Talavera, Tita García Élez, acompañada por el presidente de la Hermandad de la Virgen de Nuestra Señora del Prado, Francisco Palacios, y varios concejales de su equipo de Gobierno.

Reportaje Gráfico, Jorge L. Teulón

La Voz de Talavera.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.lavozdetalavera.com