EDICIÓN 609
14 de julio de 2020, 13:05:44
Sociedad


Desesperado S.O.S. de un matrimonio de Talavera "atrapado" en Colombia por la pandemia de coronavirus

Por La Voz de Talavera


Martes 16 de Junio de 2020.

"Estamos atrapados en Colombia y necesitamos regresar a nuestra casa en Talavera de la Reina; por favor, ayúdennos". Este es el S.O.S. de un matrimonio de origen colombiano residente en la Ciudad de la Cerámica desde hace 20 años, al que le ha sorprendido el estallido de la pandemia de coronavirus de viaje en aquel país sudamericano, que tiene bloqueadas sus fronteras y los vuelos limitados por el cierre de su espacio aéreo hasta el 31 de agosto.

Se trata de Javier Hoyos y su esposa, Luz Marina Álvarez, matrimonio residente en Talavera junto con sus dos hijas, Liseth y Marisa, que el pasado 8 de febrero tuvo que viajar a Colombia para visitar a la madre de él, gravemente enferma, y que tenía previsto regresar a España el 4 de abril; pero el 23 de marzo la expansión de la pandemia de COVID-19 hizo que el gobierno colombiano cerrara sus fronteras y desde entonces están intentando infructuosamente salir de allí.

La Embajada de España en Bogotá no da abasto para atender las llamadas de auxilio de los más de 1.200 ciudadanos españoles o con residencia en España que, como el matrimonio talaverano, aún se encuentran "atrapados" en aquel país y que desde la citada fecha del 23 de marzo están pidiendo ayuda a la legación diplomática, que lo único que ha podido haacer hasta la fecha es fletar algunos vuelos "humanitarios".

VUELOS "HUMANITARIOS DE PAGO"

"Dicen que son humanitarios, pero la verdad es que son vuelos que hay que pagar", cuenta Javier Hoyos a La Voz de Talavera desde Cali, localidad en la que su esposa y él aguardan el momento de que les llegue la comunicación más esperada: la de la Embajada de España en Colombia que les diga que tiene plaza en alguno de esos vuelos Bogotá-Madrid "para volver a nuestra casa en Talavera, con nuestras hijas".

Liseth y Marisa Hoyos Álvarez están sufriendo desde la distancia, los más de 8.000 kilómetros que hay entre Talavera y Bogotá, el drama de sus padres -con los que aparecen en la foto de la derecha- y reclamando para ellos la atención de la diplomacia española.

Cada uno de los más de 1.200 españoles en la misma situación que Javier y Luz Marina tiene su propia historia detrás, pero el caso del matrimonio talaverano es especial.

ENFERMA Y SIN MEDICINAS

"Mi esposa es enferma crónica y se tiene que aplicar insulina a diario -explica Javier La Voz de Talavera-. Cuando nos vinimos a visitar a mi madre gravemente enferma, nos trajimos medicina para los días que pensábamos estar aquí, dos meses, pero al surgir este problema estamos teniendo muchas dificultades para conseguir la insulina; es muy cara y aquí no tenemos seguridad social".

A los problemas de salud de Luz Marina se suman los derivados del riesgo de contagio por coronavirus para ella y su marido, dado que la enfermedad está afectando muy seriamente a Colombia en las últimas semanas, habiéndose registrado ya más de 2.100 nuevos casos diarios en las últimas jornadas, con más de 53.000 contagiados y cerca de 1.800 fallecidos desde el inicio de la pandemia en aquel país.

AUTÉNTICA PESADILLA

Todo ello, unido al gasto extra que está suponiendo para ellos la permanencia en Cali, además de los correspondientes a su casa en Talavera, hacen que, como señala el propio Javier, "la sensación de impotencia que sentimos sea indescriptible" en medio de lo que para ellos se ha convertido en una "auténtica pesadilla".

"Estamos desesperados, porque necesitamos volver a nuestra ciudad, Talavera, donde tenemos todo: nuestra casa, a nuestras hijas y nuestro trabajo" señalan Javier Hoyos y Luz Marina Álvarez -él, trabajador del sector de la Construcción y ella, empleada por horas en tareas del hogar-, a los que esperan con los brazos abiertos sus hijas Liseth y Marisa en la Ciudad de la Cerámica.

La Voz de Talavera.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.lavozdetalavera.com