www.lavozdetalavera.com

Así será el nuevo Mercado de Abastos del Casco Antiguo

Así será el nuevo Mercado de Abastos del Casco Antiguo

Si no surgen imprevistos de última hora en el examen de la do­cumentación correspondiente, la empresa Técnicos en Ges­tión Integral de Proyectos y Construcción SL, IPRO, será la concesionaria de la gestión y explotación del edificio del antiguo Mercado de Abas­tos, en Talavera, durante los próximos 35 años, al haber sido la de esta sociedad la única propuesta que se ha presentado al concurso convocado por el Ayuntamiento talaverano para tal fin.
IPRO es una sociedad de responsabilidad limitada con domicilio en la lo­calidad madrileña de Pozuelo y una am­plia trayectoria empresarial relacionada con el sec­tor de la construcción, incluidas la gestión de cooperativas de viviendas, gestión integrada de proyectos y gestión de construcción y asistencia técnica en obras de edificación. Fundada en la década de los 90 por el arquitecto Ja­vier García Alba, natural de Santa Olalla, re­cientemente ha creado un de­partamento de gestión de ac­tivos inmobiliarios para “ayudar a entidades bancarias, em­presas privadas y ayuntamientos a optimizar y poner en va­lor su patrimonio inmobiliario y la gestión del mismo”.
Es en este último ámbito en el que se incardina el proyecto que ha presentado al Consistorio talaverano no sólo para gestionar y explotar el antiguo Mercado de Abas­tos, sino -y eso es lo más importante, según el presidente de la sociedad, Javier García Alba- para recuperar ese antiguo y emblemático edificio y convertirle en generador de empleo y actividad comercial y lúdica, además de eje y motor de desarrollo de la zona centro en la que está enclavado, en pleno casco histórico entre el propio Ayuntamiento y la Plaza del Reloj.
Y es que García Alba y su equipo, del que forma parte el arquitecto técnico talaverano Andrés Pérez Romeral, consideran que el inmueble del antiguo Mercado de Abastos de la calle Corredera del Cristo, esquina a Palenque, goza de una ubicación privilegiada para una instalación co­mo la que se pretende con este proyecto. Así, estiman que el edificio cuenta con un gran potencial para constituirse en el mercado de productos de primera necesidad y productos autóctonos, instalados en pequeños puntos de venta estables, visibles y có­modos para facilitar la exposición y limpieza de los productos.
Ese es y va a ser el objetivo principal del proyecto con que IPRO ha concurrido a la convocatoria del Ayuntamiento talaverano para recuperar el antiguo edificio y de­volverle la actividad. Pero, además de los citados puntos de venta estables, en la propuesta de García Alba y su equipo también se contemplan espacios para expositores temporales y zonas para negocios de restauración.
El objeto de todo este proyecto, en fin,  según ha manifestado el arquitecto Gar­­cía Alba a LA VOZ de Talavera, “es dinamizar la zona del casco urbano cuyo eje es la ca­lle Corredera del Cristo, el antiguo Mer­cado y la Plaza del Pan, donde se ubican los edificios del Ayuntamiento, la Co­legial, la comisaría de la Policía Municipal, la Delegación de Castilla La Mancha y el Teatro Palen­que, que por sí solos acogen diariamente a un buen número de trabajadores y visitantes, y convertirla en un área comercial y de ocio de primera línea en la ciudad.
Por ello, en la propuesta de IPRO se incluye una ampliación de horarios respecto de los ha­bituales en un mercado municipal, para que el edificio del nuevo Mer­ca­do de Abastos resultante de la ejecución de este proyecto tenga afluencia de público, además de en los horarios de mañana, tam­bién en los de tarde e, incluso, noche. Una propuesta que no sólo responde al objetivo del Gobierno Municipal talaverano, ex­presado en su momento por el alcalde, Gonzalo Lago, de convertir el actual edificio del Mercado de Abastos, hoy de­sierto y en desuso, en un foco co­mercial, lúdico e incluso turístico a imagen y semejanza del famoso Mercado de San Miguel, de Madrid, sino que incluso lo mejora con “un proyecto más estructurante” que incluye puestos de abastos.
En este sentido, García Alba y su equipo en IPRO tienen muy claro que ése es el objetivo y los instrumentos y acciones con las que conseguirlo, a saber:
Por un lado, con un mercado que im­pulse la actividad económica, diversificando la oferta comercial, fomentando la im­plantación de puestos y espacios de actividades complementarias a las tradicionales del mercado de abastos. Como, por ejemplo, la venta de productos de la tierra, ecológicos, ‘delicatessen’, floristería, regalos, ar­tesanía, cerámica, recuerdos y ‘merc­han­dissing’, quiosco de prensa, dulces...
Por otra parte, con la implantación de actividad hostelera mediante una cafetería, restaurante, bar de ta­pas con posibilidad de plantear una terraza en el interior y exterior del edificio y otras actuaciones.
Además, como tercer paquete de me­didas, proponen la organización de mercados temáticos durante los fines de semana y celebración de fiestas que complementarían la actual oferta.
Degustaciones y visitas turísticas que in­cluyan al Mercado en los circuitos tu­rís­ti­cos de la ciudad y lo conviertan en un re­curso más a visitar, a través de visitas guiadas con degustación para grupos y la or­ganización de exposiciones y actos culturales en los espacios libres del Mercado -realizando una pequeña in­versión por par­te de la gestión del mismo en acondicionar con paneles de celosías móviles de uso polivalente estos espacios- en los que los adjudicatarios, el Ayuntamiento y de­más pudieran plantear exposiciones, presentaciones y otras actividades culturales paralelas son otras propuestas que IPRO realiza en su proyecto para rehabilitar el antiguo Mercado de Abastos y convertirle en un edificio vivo y generador de actividad, riqueza y empleo.

Productos y servicios para atraer al público “todo el día y a todas horas”
El edificio del antiguo Mercado de Abastos está situado en el número 39 de la calle Corredera del Cristo y, tras perder su uso como tal, ha sido sede de la Oficina de Información Tu­rís­tica y del Centro de Promoción de la Artesanía, hasta que el ac­tual Gobierno Municipal decidió su cierre hasta dotarle de un nuevo uso, que es el que ahora se le va a dar.
Consta de una planta sótano, una planta baja directa a calle, una planta primera, y además cuenta con una terraza como cubierta del edificio, dependencias en las que el proyecto de IPRO contempla implantar las actividades de servicio público de Mercado, que comprende “actividades de comercio minorista de artículos de consumo alimentarios y no alimentarios, actividades de gestión centralizada de envíos a domicilio, almacenajes o similares, actividades de gestión de servicios administrativos del mercado, técnicos, fi­nancieros, de información o similares, vinculados a la prestación de servicio público. Servicios en instalaciones comunes del mercado, que contribuya a la mejora de la oferta al consumidor y al desarrollo y correcto funcionamiento del Mer­cado. Todo ello, complementado con los servicios de restauración, que hará que el Mercado tenga afluencia de público todo el día y a todas las horas”, según dice textualmente la propuesta presentada al Ayunta­miento.

2,4 millones de inversión en obras y 966.491,05 euros de canon por 35 años
La propuesta de Técnicos en Ges­tión Integral de Proyectos y Construcción SL, IPRO, contempla la inversión de 2.400.000 euros en obras de acondicionamiento del edificio para que pueda dar respuesta a su nuevo uso y necesidades. En todos los demás aspectos económicos se ajusta plenamente a las condiciones establecidas por el Consistorio en las bases que rigen en el concurso para  la concesión de la explotación del antiguo Mercado de Abastos de Talavera por un plazo de 35 años y con un canon total de 966.491,05 euros, que es la cantidad que ha fijado la citada empresa en su oferta.
Todos estos extremos han sido conocidos y examinados en la reunión que la Mesa de Contratación Municipal constituida expresamente para esta concesión celebró el jueves de la semana pasada, tres días después de que concluyera el plazo de presentación de ofertas confirmándose que la de IPRO ha sido la única. Una vez superado ese trámite en la Mesa de Con­tra­tación, que preside el concejal de Economía y Hacienda, Ar­tu­ro Cas­tillo, y que está formada por concejales del equipo de Go­bier­no y de la Oposición, serán los servicios técnicos y jurídicos municipales los que deban examinar la documentación y, en su caso, dar el correspondiente visto bueno para proceder a la adjudicación y la firma del contrato, a partir de la cual la empresa concesionaria tendrá ocho meses para la ejecución del proyecto y puesta en funcionamiento del nuevo Mercado.
Un proyecto del que se da cumplida cuenta en la información adjunta y que, según sus autores -el arquitecto Javier García Alba, presidente y fundador de  IPRO y su equipo de técnicos y colaboradores, entre los que se encuentra el arquitecto técnico Andrés Pérez Romeral-, ha sido tratado con especial dedicación y cariño por la estrecha relación personal existente con nuestra ciudad y comarca -el propio García Alba es natural de Santa Olalla y Pérez Romeral de Talavera- y porque el objetivo del mismo responde fielmente a la que desde su constitución como tal ha sido y es uno de los ‘lei motiv’ de la empresa: “Construir caminos de salida”. Y el del antiguo Mercado de Abastos de Talavera, en lo que a su futuro respecta, ya está definido.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (2)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de La Voz de Talavera

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.