www.lavozdetalavera.com

TALAVERA VIVA

Los votos a Podemos y sus efectos colaterales

Los votos a Podemos y sus efectos colaterales

Jesús Huete

jueves 31 de julio de 2014, 11:22h

Martes 22 de Julio de 2014.

Decíamos 'ayer', en una anterior entrega de esta 'Talavera Viva', que el movimiento Podemos ha sabido capitalizar el rechazo social existente hacia las instituciones políticas y económicas entre los diversos grupos sociales damnificados por la ruina económica del país. La frustración y el resentimiento social han proporcionado 1,2 millones de votos en las elecciones al Parlamento europeo. Pero tengo la impresión que esos votos tienen menos que ver con el programa político propuesto para su actuación en dicho Parlamento, que con el rechazo a los partidos que gobiernan o han gobernado tanto en las Autonomías como en la Moncloa. Los mensajes electorales de todos los partidos se empeñaron en resaltar la importancia de dichas elecciones.

Pero la realidad es que nadie sabe para qué sirve el Parlamento europeo, dada la evidencia de que las decisiones importantes las toman los jefes de los gobiernos de los países miembros. La incredulidad de mucha gente acerca de la verdadera importancia de las elecciones ha sido terreno abonado para que ese millón y pico de “indignados y cabreados” haya podido dar una patada en salva sea la parte al “establishment” político y económico. Parece claro que los votantes de Podemos se han manifestado más en clave nacional que a propósito del Parlamento europeo.

Los sacerdotes encargados de examinar las entrañas de las aves para hacer presagios electorales, han avisado de que, dado que el cabreo del personal parece que no va a menguar sustantivamente antes de las próximas elecciones, los chicos de Podemos pueden birlar un buen trozo de la tarta a los partidos de la izquierda tradicional. Tanto el PSOE como IU se han puesto de los nervios ante ese peligro, y han tomado medidas al respecto. De entrada, han seguido el ejemplo regio y han obligado a abdicar a sus dirigentes actuales, proclamando aquello de “juventud, divino tesoro”.

En IU han comprendido que más vale que Cayo calle, y han entregado el poder a un joven amigo de Pablo Iglesias, para que trate de convencerle de las ventajas de concurrir juntos en las próximas elecciones. Pero me da en la nariz que los de Podemos no van a querer compartir su momento de gloria con los náufragos del PCE, que, por formación y por historia, nunca fueron partidarios de los métodos asamblearios.

En el PSOE, abdicó también Rubalcaba.  Han devuelto al químico a la Química (¡qué despilfarro!), y han puesto en marcha con urgencia unas elecciones primarias para que todos los militantes participen en la elección del Secretario General. Sin embargo, el problema más importante del PSOE, y de todos los partidos socialdemócratas europeos, no es la edad de sus dirigentes, ni el método de elección de sus cargos, sino cuál debe ser el papel y el contenido programático de la socialdemocracia en este momento histórico del mundo capitalista occidental.

Por su parte, el PP se ha llevado tal soponcio que, en contra de las instrucciones de quien manda en Bruselas, se ha apresurado a airear a bombo y platillo una supuesta “bajada de impuestos” para pescar algunos votos. El drama pepero es que el joven elegido Secretario General del PSOE rechaza totalmente una eventual “gran coalición” con el PP, al estilo de Alemania y del Parlamento europeo, y jura que antes muerto que gobernar con la derecha; obviamente, los acuerdos con los partidos nacionalistas, y con los partidos de la izquierda radical, con o sin coleta, son impensables, por causas diferentes.

La conclusión trágica es que el PP estará obligado a conseguir mayorías absolutas para gobernar en solitario, y ese escenario no perece tener  a su favor muchas probabilidades. Y la tragedia para quienes padecemos las consecuencias de la acción de los partidos es que un Parlamento como el que los arúspices pronostican con la proyección de los datos actuales, con PP y PSOE minusválidos y enfrentados a muerte, con los partidos minoritarios fragmentados, y con los nacionalistas haciendo prácticas deshonestas a la hembra del cerdo, sería totalmente ingobernable. Un auténtico circo. “¡Hay que hoderse!”.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (8)    No(1)

+
0 comentarios