www.lavozdetalavera.com

VESTIGIOS DE NUESTRA QUIETUD

Plan de empleo, no de parias

Julián García García

martes 19 de abril de 2016, 09:26h
Plan de empleo, no de parias

Martes 19 de Abril de 2016.

No pretendo ser el Pepito Grillo que cuestione las bondades del anunciado Plan de Empleo para Talavera; pero, por diversas razones, tampoco me declaro como un convencido defensor del mismo.

De realizarse tal como nos lo están vendiendo, quienes lo defienden afirman: primero, que se trata de ingresos necesarios para la supervivencia de las 551 familias finalmente beneficiadas; a continuación, que muchas de ellas se verán beneficiadas por las prestaciones y subsidios que los contratos, a su conclusión, generarán; y, finalmente, que ello incidirá en un incremento del consumo y, consecuentemente, en la generación de nuevo empleo en la ciudad. En fin, un Plan de Empleo Local con función de multiplicador de la economía local. Keynesianismo en estado puro.

Otros, al contrario, opinan que el gasto sobre el que sustenta el Plan no aportará beneficios para la economía global de Talavera. Dicen que los casi tres millones y medio de euros que vamos a aportar como talaveranos, más los dos millones y medio que, como castellano-manchegos y toledanos, también nos toque aportar; así como la parte que, como españoles, tengamos que soportar para las prestaciones y subsidios consiguientes, no se verán compensados ni correspondidos por las funciones y trabajos que los 551 futuros contratados vayan a realizar. En resumen: niegan la rentabilidad final de la operación. Economía de mercado.

Entre las muchas cosas de las que soy inexperto, una es la economía. Por ello, no me atrevo a opinar sobre si los casi seis millones de euros que en primera instancia nos va a costar este Plan de Empleo va a generar beneficios o pérdidas a la economía global del conjunto de los talaveranos.

Tampoco tengo claro si la orientación dada a este tipo de operaciones tiene mas de carácter laboral o de beneficencia social; aunque entiendo la preocupación de las autoridades por minimizar, que no solventar, el problema de las miles de familias que en Talavera lo están pasando realmente mal. Y, si para ello sólo han logrado la promesa de un Plan de Empleo de estas características, pues es lo que hay. Lo justo o injusto del mismo, por ser materia opinable, lo dejo para cada cual.

Pero, ya que se declara o encubre como de tipo laboral, sí me atrevo a opinar, sin embargo, sobre el supuesto desarrollo del Plan y sobre los problemas con los que, a mi juicio, se va a encontrar el Ayuntamiento.

El primero, y tal vez el más importante, tiene que ver con el principal derecho de todo trabajador y la primera obligación del empresario: el empleo; o, lo que es lo mismo, proporcionar al trabajador una ocupación real y efectiva por la que retribuirle.

¿Cuenta el Ayuntamiento con posibilidades reales de dotar a 551 trabajadores de una ocupación efectiva?

No estoy muy seguro, más bien al contrario, de que el Ayuntamiento, o cualquiera de sus organismos, esté en condiciones de cumplir con tal obligación; ni creo que cuente con medios materiales y humanos para llevarlo a efecto. Mantengo dudas, creo que razonables, sobre que les pueda dotar de equipos de trabajo adecuados así como de la formación e información necesarias y preceptivas, así como de que cuente con personal especializado (encargados y oficiales) para tutorarlos y dirigirlos.

Lo peor que le puede suceder al Ayuntamiento, a la ciudad, a los contratados y al propio Plan de Empleo es que los trabajadores del mismo acaben deambulando en grupos por calles, parques y jardines, sin equipo de trabajo, sin herramientas, sin encargados o capataces, desorientados y sin funciones concretas que realizar; es decir, convertidos en auténticos 'parias' de la Administración empleadora, con el consiguiente agravio a su imagen y dignidad personal y profesional.

No sería la primera vez.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (8)    No(0)

+

0 comentarios