www.lavozdetalavera.com

VIDEO / Pateó a su víctima por la espalda y difundieron las imágenes por internet

Fotomontaje con imágenes del video de la salvaje y cobarde agresión que puede llevar a la cárcel a su autor y al que la grabó
Ampliar
Fotomontaje con imágenes del video de la salvaje y cobarde agresión que puede llevar a la cárcel a su autor y al que la grabó

Piden 3 años de cárcel para el joven talaverano que agredió a una mujer en Barcelona y el amigo que grabó la agresión

sábado 11 de febrero de 2017, 12:10h

Sábado 11 de Febrero de 2017.

Tres años de prisión y una indemnización de más de 45.000 euros es la condena a la que se enfrentan dos jóvenes talaveranos, Mario G.M. y Álvaro G.M., el primero como autor de la agresión perpetrada contra una mujer, G.N.S., el 22 de febrero de 2015 en Barcelona, y el segundo como autor de la grabación de la misma, cuya difusión por las redes sociales indignó a la opinión pública española y avergonzó a la de Talavera.

La agresión de Mario G.M. tuvo lugar el citado 22 de febrero de 2015, de madrugada, en la Avenida Diagonal de la capital catalana y fue grabada por Álvaro G.M., acompañante del agresor durante el fin de semana festivo que ambos 'disfrutaban' en la Ciudad Condal cuando se les ocurrió la 'gracia' de agredir a G.N.S. por la espalda mientras ésta esperaba un taxi, lo que le costó a su víctima 75 días de baja, con un esguince, dos hematomas y dolor cervical, y a Mario y a Álvaro puede llevarles a la cárcel.

ALEVOSÍA Y DISCRIMINACIÓN POR SEXO

Al menos ésa es la petición que ha hecho la Fiscalía Provincial de Barcelona en el procedimiento judicial que se sigue contra los dos talaveranos, a los que acusa de sendos delitos contra la integridad moral (artículos 173.1 y 177 del Código Penal), más otro de lesiones (147.1), con las agravantes de alevosía y discriminación por sexo, según el escrito de acusación al que ha tenido acceso El Confidencial.

El Ministerio Fiscal considera -según publica El Confidencial- que el género tuvo un papel relevante en la agresión, advirtiendo que, "guiados por su afán de humillar y ridiculizar a una mujer por el hecho de serlo (...) centraron su atención en una viandante a la que no conocían absolutamente de nada, que en ese momento se encontraba tranquila y confiadamente esperando un taxi junto a una amiga".

BRUTAL PATADA

Después, continúa el escrito del Fiscal, Mario "contó marcha atrás con los dedos de su mano y acto seguido empendió veloz carrera, directa hacia las jóvenes, propinando por la espalda y sin posibilidad de reacción por parte de ninguna de ellas, una brutal patada, inclinando para ello su pierna para disponer de más fuerza y poder impactar con más energía, en el tobillo derecho de N.G.S., circunstancia que provocó que cayera derrumbada fulgurantemente al suelo, todo ello entre carcajadas, abandonando los acusados rápidamente el lugar".

Instantes después Álvaro G. M., con el conocimiento de Mario G.M. compartió el vídeo con un grupo de whastapp en el que había quince personas. Una de ellos, cuya identidad no ha trascendido, colgó la pieza en YouTube. De ahí la obtuvo el periódico La Vanguardia y el asunto se convirtió en uno de los virales del año, señala El Confidencial. Tras ser identificado por las imágenes, Mario G.M. fue detenido en Talavera, tras presentarse en Comisaría al ser citado a declarar una semana después de la agresión.

DAÑOS MORALES

La Fiscalía cifra en 5.625 euros los daños físicos causados sobre G. N. S., aunque mucho más graves, advierte el escrito de acusación, serían los daños morales, estimados en una indemnización de 40.000 euros. "No sólo por los inherentes al acto violento, sino también por los derivados de la inserción del vídeo con las imágenes de los hechos en un grupo de contactos de mensajería con la razonable y previsible difusión indiscriminada y masiva del mismo en internet y en todo tipo de medios de comunicación".

Además, el Fiscal señala que la agredida, a nivel psicológico, "presenta estrés post traumático en relación a la agresión sufrida, con indicadores como el aumento de la desconfianza a las intenciones de los otros, rabia por la incomprensión de la violencia gratuita y no sentirse ayudada en el momento de los hechos por la gente que fue testigo de los mismos", por lo que reclama que el juez emita una orden de alejamiento contra los agresores de al menos 1.000 metros con respecto a la víctima.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (8)    No(1)

+

5 comentarios