www.lavozdetalavera.com

Actuaban durante las ferias y fiestas de las localidades

Cae una banda criminal de ladrones búlgaros autores de más de 1.000 hurtos en Talavera y la provincia de Madrid

 Algunos de los detenidos se hicieron fotos con el dinero sacado con sus fechorías y las publicaron en las redes sociales
Ampliar
Algunos de los detenidos se hicieron fotos con el dinero sacado con sus fechorías y las publicaron en las redes sociales

Martes 7 de Noviembre de 2017.

Como resultado de la denominada 'Operación Bulgaris', agentes de la Guardia Civil con destino en la localidad madrileña de Tres Cantos han desmantelado una organización criminal integrada por 31 ciudadanos búlgaros y especializada en hurtos de móviles y relojes, que actuaba durante la celebración de las fiestas de diferentes municipios de la Comunidad de Madrid y en las ferias de Talavera de la Reina.

Las investigaciones han acreditado que los integrantes de esta banda han cometido 187 hurtos, pero se sospecha que han llegado a ser más de 1.000 los cometidos, en lo que la organización empleaba a menores a los que alojaba en casas 'okupadas' de Villaverde, Vallecas, y Carabanchel.

La Guardia Civil imputa a la organización criminal la participación en hurtos registrados en los municipios madrileños de Tres Cantos, Las Rozas, Majdahonda, Villanueva de la Cañada, Torrelodones, Soto del Real, Colmenar Viejo, Pinto, Pozuelo de Alarcón y, ya en la provncia de Toledo, Talavera de la Reina.

ESTRUCTURA DELICTIVA

La investigación se inició el pasado mes de junio, coincidiendo con la celebración de las fiestas de Tres Cantos, en cuya localidad se detectó la presencia de once individuos búlgaros que, tras ser identificados, abandonaron la localidad, comprobándose que tenían numerosos antecedentes policiales; al día siguiente se localizó en la misma población a 5 miembros de la banda, que fueron detenidos acusados de 23 delitos de hurtos de teléfonos móviles de última generación, recuperándose los mismos y pudiéndose descubrir su modo de actuación.

Como sospechaba inicialmente la Guardia Civil, tras esta célula delictiva había una estructura delictiva de mayor calado, especializada en el hurto en grandes concentraciones de personas, especialmente fiestas patronales, compuesta por 31 personas perfectamente jerarquizadas, que actuaban con distribución de funciones, y tres cabecillas que dirigían la organización, nueve intermediarios que hacían labores de jefes de grupo y varias células que eran las que cometían los hurtos.

RED DE NUEVE PISOS

La organización contaba con una red de 9 pisos, que era donde se alojaban los delincuentes durante su estancia en España, que operaban en células compuestas por 19 mujeres jóvenes y menores, desarrollando los hombres funciones de dirección, coordinación, vigilancia y de traslado en vehículos, así como la recogida de las menores cuando eran detenidas. Cuando decidían actuar en unas fiestas patronales que fueran de su interés, se trasladaban una o dos células, permaneciendo toda la noche delinquiendo.

Los grupos operaban coordinados entre ellas; utilizando aspavientos y choques fortuitos sustraían teléfonos móviles, relojes y carterasa sus víctimas, aprovechando circunstancias de consumo de alcohol y drogas para actuar, a sabiendas de que el estado de vigilancia queda mermado. Si en alguna de sus actuaciones eran identificadas, se retiraban para no levantar sospechas, pero si conseguían consumar el hurto se dirigían hasta el lugar que habían seleccionado previamente sus responsables para depositar los efectos.

A ESPAÑA, A DELINQUIR

La mayoría de los miembros de la organización se habían desplazado desde Bulgaria temporalmente a nuestro país para robar, no teniendo vínculos familiares, ni trabajo reconocido en España; desarrollaban su actividad delictiva con suma frecuencia, con una gran movilidad y operaban con una previa y cuidada preparación de sus actuaciones.

Con la correspondiente autorización judicial, a finales del mes de octubre se procedió a la entrada y registro de los domicilios donde residían en los distritos de San Cristóbal de los Ángeles, Carabanchel, Villaverde y Vallecas, procediendo a la detención y desmantelamiento total de la organización criminal, localizando numerosos efectos procedentes de los hurtos: teléfonos, tarjetas, carteras, documentación, 2.500 euros que estaban escondidos en una persiana y otras cantidades en euros y diversas divisas por valor de 5.000 euros.

11 MENORES DE EDAD

Los detenidos son 12 hombres y 19 mujeres, entre las que se encuentran 11 menores de edad; todos ellos son de origen búlgaro y cuentan con edades comprendidas entre los 14 y los 58 años. Se les imputan delitos de pertenencia a 0rganización criminal, delitos continuados de hurto y blanqueo de capitales. Tras ser puestos a disposición de la autoridad judicial competente se decretó fuertes medidas cautelares para los adultos.

Se da la circunstancia de que varios de los detenidos se hicieron fotos con el dinero sacado de sus fechorías y las publicaron en las redes sociales.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (3)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de La Voz de Talavera

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.