www.lavozdetalavera.com

CON M DE MUJER

Amar sí, ¡pero con mayúsculas!

Amar sí, ¡pero con mayúsculas!

M. L. Ventura

jueves 26 de abril de 2018, 09:15h

Jueves 26 de Abril de 2018.

Casi siempre que oímos la palabra amor, inicialmente tendemos a relacionarlo con la pasión que se desata entre dos personas enamoradas, y lo concebimos como ese sentimiento arrollador y difícil de controlar, que nos genera atracción emocional y sexual hacia alguien, y que nos produce sensaciones que alteran nuestro comportamiento habitual.

En general, y más aquellos que ya tenemos una edad, sabemos que las mariposas en el estómago y todo lo demás no son más que procesos hormonales, efectos secundarios que nos hacen transitar por una mezcla de sentimientos, que en realidad son el corolario de la actividad de múltiples regiones cerebrales liberando sustancias, capaces de activar comportamientos y respuestas similares a las que producen las drogas.

Es pues un “mal “muy común, que en fase de enamoramiento seamos incapaces de juzgar honestamente a nuestras parejas, y por el contrario, les atribuyamos virtudes que no son reales. Este efecto se debe al descenso de la actividad del córtex frontal, esa región cerebral relacionada con las emociones negativas y la formación del juicio cuerdo.

¡Sí, tal cual suena!, el amor es una droga que si encuentra correspondencia provoca una dependencia feliz y tranquila, pero si haya rechazo genera ansiedad, dolor, tristeza y en ocasiones destrucción.

Indudablemente, como en todo lo que tiene que ver con nuestros comportamientos, la educación juega un papel importantísimo, y entre personas que se enamoran también. Por desgracia hay aún muchos condicionantes educacionales sobre cómo deben ser las conductas en pareja y éstos pocas veces van escoltados por la realidad para conseguir una convivencia positiva.

Por ejemplo, en parejas heterosexuales aún se fiscaliza que sea la mujer quien inicie la conquista, y si hablamos de homosexualidad, sabemos que existen muchos grupos sociales que les rechazan, acosan y maltratan, y además pretenden aislarles sistemáticamente porque les consideran seres anormales; ¡como si dar el primer paso, o amar a alguien del mismo sexo, no fuera ligado a los sentimientos legítimos!

Aunque presumamos de tener libertad de acción en realidad no la tenemos y en cuestiones de "amoríos” los roles de género aún siguen pesando y mucho sobre nuestras actuaciones ¡al menos sobre aquellas que ponemos a la vista de los demás!

Mientras tanto, la educación en este ámbito sigue brillando por su ausencia y las consecuencias de tales inculturas resultan terriblemente adversas para todos, principalmente para la salud (mental y física) de aquellas mujeres que aún creen en la existencia del príncipe azul, ya que esta involución solo conduce a mantener activa a esa raza de individuos que desentrañan su papel de conquistadores desde la imposición y la fuerza física para no sentirse castrados, convirtiendo al príncipe encantador, amoroso y seductor - en realidad es más bestia que hombre- en un verdugo que se agita entre sus propios complejos y se erige en adalid entre un remolino de celos, reproches y malos tratos, del que la “princesa desencantada” se lleva la peor parte.

Así pues, si nos educamos para amar estaremos dándonos una oportunidad más para ser felices, porque no solo conoceremos que el amor es un proceso ineludible de nuestro organismo, sino también un sentimiento que posee muchos significados, multitud de matices y diferentes destinatarios (amor romántico, de padres, de hijos, de hermanos, de amigos….) y que nos acondiciona para encontrar la mejor versión de nosotros mismos.

Siendo educados en el amor, tendremos en cuenta que todos palpitamos y que da igual qué color o condición tengamos porque, al margen de qué tipo de amor ofrezcamos, o de quién sea el destinatario de nuestro sentimiento, todos proveemos de poder a alguien para rompernos el corazón con la confianza de que no lo hará.

Razón de más para aprender a AMAR con mayúsculas. ¿No están de acuerdo?

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (2)    No(0)

+

8 comentarios