www.lavozdetalavera.com
Amparo Sales, viuda de Javier García Verdugo, y Jaime Ramos, en el momento de descubrir la placa que da el nombre del insigne deportista talaverano a la nueva calle
Ampliar
Amparo Sales, viuda de Javier García Verdugo, y Jaime Ramos, en el momento de descubrir la placa que da el nombre del insigne deportista talaverano a la nueva calle

Talavera de la Reina dedica una calle a Javier García Verdugo haciendo Justicia a uno de sus hijos más ilustres

sábado 09 de junio de 2018, 18:59h

Sábado 9 de Junio de 2018.

Justo en la fecha en que se cumple un año de su fallecimiento, Talavera de la Reina ha hecho justicia hoy a uno de sus hijos más ilustres, Javier García Verdugo, a cuya memoria ha dedicado una de las calles por las que la ciudad se va ampliando en el noreste del casco urbano.

En un entrañable acto al que han asistido familiares del homenajeado, premio Ciudad de Talavera al Deporte en la edición de 2006, su viuda, María Amparo Sales, y el alcalde talaverano, Jaime Ramos, han descubierto la placa que da a esta nueva calle de la zona PP-6 de la ciudad el nombre de Francisco Javier García Verdugo.

EXCELENTE TALAVERANO

Un acto de reconocimiento a la figura de quien, en palabras de Ramos, fue "un buen jugador de fútbol, un gran entrenador, una magnífica persona y un excelente talaverano", recordando que, al margen de sus importantes logros deportivos y numerosos éxitos en el campo de juego, "a Javier García Verdugo todos le recordamos por su amabilidad y por hacer de cada uno de sus equipos una gran familia".

Hay que recordar que, como La Voz de Talavera informó en su momento, Javier García Verdugo Garrido falleció en Talavera de la Reina el 9 de junio de 2017, a los 82 años de edad, dejando viuda, tres hijos -Javier, Ruth y Natalia-, cinco nietos y el imborrable recuerdo de su bonhomía.

BRILLANTE FUTBOLISTA, GRAN ENTRENADOR

Protagonista destacado de la historia del fútbol español desde 1953 hasta 1980, García Verdugo -sobre estas líneas- brilló como jugador en los equipos de Atlético de Madrid, Logroñés, Real Zaragoza, Jerez, Cádiz, Valladolid, Valencia, Sabadell y Deportivo de La Coruña, hasta su retirada de los terrenos de juego en 1967; un año antes no pudo ir con la selección española al Mundial de Inglaterra, para el que estaba preseleccionado, por una inoportuna lesión.

En 1971, el talaverano inició otra exitosa carrera en los banquillos, en la que dirigió a Tenerife, Córdoba, Nástic de Tarragona, Rayo Vallecano, con el que consiguió su histórico ascenso a Primera División, Osasuna y Deportivo de La Coruña; además, entrenó en varias ocasiones y diferentes etapas al extinguido Talavera CF y fue segundo del holandés Leo Beenhakker en la mejor época del Real Zaragoza.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+

0 comentarios