En esa misma línea, el alcalde, Jaime Ramos, ha aprovechado para señalar que en esta legislatura se ha conseguido “lo que nunca” en cuanto a la unidad política del Consistorio talaverano en la oposición al trasvase y ha pedido que esa unidad se mantenga tanto en el salón de plenos como ante la opinión pública. Ramos ha recordado que siempre ha defendido el río Tajo, aun cuando ha ido en contra de los intereses de su partido, y eso “no ha sido fácil”.

CUMPLIR LO ACORDADO

El portavoz del PSOE, José Gutiérrez, por su parte, ha agradecido esa “unidad política” y la aprobación de su moción para la adhesión a los recursos planteados por la Junta contra el trasvase, que ascienden a 25 en lo que va de Legislatura, aunque ha recordado que no es la primera vez que se solicita y se aprueba dicha adhesión en el Pleno y luego el Gobierno Municipal no cumple lo acordado.

Gutiérrez ha señalado la necesidad de que el agua esté en la agenda política municipal “cada día”, para meter presión a la Comisión de Explotación ya que, a su juicio, “una cosa es la solidaridad y otra lo que está ocurriendo con el Tajo-Segura”; tras advertir que “gobierne quien gobierne” la posición del PSOE respecto al trasvase ha sido siempre la misma la misma, ha dicho que espera que, ahora que hay un Gobierno central socialista, el PP de Castilla-La Mancha cambie su posición al respecto.

OPOSICIÓN FRONTAL AL GOBIERNO

En cuanto a Ganemos Talavera, que ha presentado la enmienda pidiendo el fin del trasvase para mostrar la “oposición frontal” del Pleno municipal de Talavera a la “nefasta gestión” del Gobierno central con los recursos hídricos del Tajo, su portavoz, Sonsoles Arnao, ha señalado que Talavera debe seguir liderando la oposición al trasvase con la intención de su cierre desde el embalse de Bolarque, porque “el agua que le roban al Tajo tiene que volver al Tajo”, tanto el que se llevan a Levante como a otras zonas de Castilla-La Mancha.

Arnao ha advertido que, además de con mucha voluntad, Castilla-La Mancha tiene que enfrentarse al Gobierno en defensa del Tajo "con más recursos humanos, técnicos y económicos e incrementar los presupuestos para la defensa de los intereses hídricos de la región”. En ese sentido, el viceportavoz de Ganemos, Miguel Ángel Sánchez, ha explicado que el Gobierno sólo destina 80.000 euros a la elaboración de estudios e informes para concretar una estrategia “firme” en materia de defensa del agua.