www.lavozdetalavera.com

CON M DE MUJER

Niños de granja, hijos ¡con garantía!

Niños de granja, hijos ¡con garantía!

M. L. Ventura

Lunes 25 de Febrero de 2019.

La gestación subrogada, más conocida como vientre de alquiler, es una forma de reproducción asistida en la que una mujer se presta a gestar un embrión procedente de un donante.

Para formalizarlo se realiza un contrato previo en el que ambas partes consienten libremente llevarlo a cabo y en el que la gestante se compromete a cumplir con una serie de requisitos, entre los cuales están los relacionados con los cuidados físicos y la renuncia expresa a todos sus derechos sobre el nato.

A la finalización del embarazo, el nacido es entregado a los contratantes, que a todos los efectos pasarán a convertirse en sus progenitores legales.

En líneas generales suelen ser personas con problemas para gestar, varones sin pareja que desean ser padres, parejas gays, etcétera quienes recurren a este tipo de práctica para obtener descendencia y, aunque muchos lo entienden como una buena alternativa, existe un amplio sector de la población que lo considera una forma de mercantilizar embarazos.

Lo cierto es que expresado de tal forma parece más el contrato de compra venta de un inmueble que el nacimiento de un ser vivo que con el tiempo se convertirá en un adulto con individualidad personal, pero ¿de qué otro modo podría expresarse cuando la realidad es que los vientres de alquiler se han convertido en un negocio mundial que mueve más de 9 millones de euros anuales?

En España esta práctica está prohibida, sin embargo existen evidencias que indican que tales contratos se llevan a cabo y se cifran en torno a mil por año los nacidos de estas guisas, a pesar de que la Ley establece que, haya o no contraprestación económica de por medio, se considera nulo de pleno derecho.

No obstante, para no perder nuestros honores patrios y seguir legislando a conveniencia, los insignes leguleyos vislumbraron una instrucción que dejó sin contenido dicha prohibición -ya saben, ¡hecha la ley, hecha la trampa!- y basaron su fundamento en que los nacidos frutos de esa técnica podrían ser inscritos en el Registro Civil por los “padres adquirientes”, siempre y cuando el acuerdo se hubiera llevado a cabo en un país en el que la maternidad subrogada estuviera debidamente regulada.

O, lo que es lo mismo, si ustedes quieren ser padres subrogados y pueden permitirse costearse el tratamiento legal (les costará entre 40.000 y 120.000 eurazos) podrán hacerlo, eso sí, fuera de nuestras fronteras y -no se inquieten, que está todo controlado- para lograrlo pueden recurrir a cualquiera de las muchas agencias españolas que ofrecen sus servicios como intermediarios y que han proliferado en los últimos años como champiñones en otoño; ellos les allanarán el camino considerablemente. ¡Ah, por cierto, la ración de discriminación y desigualdad va incluida en el precio!

Es curioso además que estas agencias tengan la posibilidad de interceder en países cuya legislación sólo permite la maternidad subrogada de forma altruista; es decir, sin ningún tipo de contraprestación económica para la gestante. ¡Como si el hecho de no pagarle a ella por gestar un hijo para otros hiciera su actividad menos mercantilista!

Esto nos lleva a plantearnos inevitablemente una cuestión: ¿Cuántas mujeres libres, mínimamente formadas y con acceso a un trabajo digno, se prestarían a alquilar su vientre de manera altruista para que otras personas pudieran ser madres/padres?

Yo no sé a ustedes, pero a mí me cuesta creer que la “generosidad humana” alcance tales cotas sin que exista de por medio algún tipo de vínculo afectivo; así que no queda otra opción que pensar que la maternidad altruista es un mito, que sirve en realidad para encubrir el lucrativo negocio que para algunos supone la comercialización del cuerpo de las mujeres que recurren a este tipo de contratos y que, ¡ah, casualidad!, casi siempre pertenecen a sectores de la población en situación de vulnerabilidad, carecen básicamente de formación y/o son ciudadanas de países desfavorecidos.

Estas agencias tan “ventajosas” para impulsar el crecimiento familiar utilizan para atraer a sus clientes palabras grandilocuentes sobre el respeto hacia quienes ayudan a otras familias a ser padres a la par que abogan por los derechos de la mujer; sin embargo, no dudan en alardear sin reservas sobre determinadas “garantías” que no sólo están relacionadas con las características físicas de la madre, el extraordinario seguimiento al embarazo o la certera elección en la modalidad del parto, sino que se precian de poder ofertarles entre las “aspirantes a mamás” a aquellas que obtienen mejor predisposición en la exitosa implantación de óvulos y a quienes resultan menos “productivas”

¡Por supuesto el precio afecta a la calidad!

Con toda esta información sólo cabe concluir que el motivo principal para introducir en el mercado la reproducción asistida tiene más que ver con la libertad de negocio para determinadas empresas privadas que con el derecho de las mujeres a decidir sobre sus cuerpos.

Derechos de las mujeres que están siendo vulnerados desde el primer momento al ser ofrecidas como mercancías de mayor o menor calidad; derechos que son quebrantados en el instante mismo en el que se les hace firmar un contrato cuyos términos legales pueden resultarles imprecisos y/o equívocos debido a su escasa formación académica; y derechos que se esfuman en cuanto comienzan a utilizarse sus precarias condiciones de vida para conseguir someterlas a sus zafias transacciones mercantilistas.

Y, como complemento, sepan que también hay datos que apuntan a que el fruto de sus vientres terminan siendo abandonados si no cumplen con las expectativas previstas; por ejemplo, haber nacido con cualquier tipo de enfermedad, exceder del número deseado por los contratantes o, simplemente, no resultar del sexo esperado.

¿Alguien da más?

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(1)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

Foro asociado a esta noticia:

  • Niños de granja, hijos ¡con garantía!

    Últimos comentarios de los lectores (7)

    4803 | Jesús - 05/03/2019 @ 00:21:22 (GMT+1)
    ¿Cómo se puede tener esa sangre fría de gestar a un niño dentro de ti durante 9 meses y luego darlo a otros así porque sí? Haya dinero o no de por medio. Otra cosa es que por temor a no poder alimentarle te veas en la "necesidad" de darlo a quien sí lo pueda hacer; a eso se le llama adopción, y es algo que precisamente esas parejas que no pueden tener hijos deberían plantearse.
    4787 | Tere - 27/02/2019 @ 10:05:27 (GMT+1)
    En general se prestan a ello mujeres con necesidades básicas, de ahí que se produzcan abusos y en realidad está poco vigilado porque no interesará y no es difícil hacerlo ya que embarazos y partos quedan necesariamente registrados.
    4783 | Jose - 26/02/2019 @ 09:21:16 (GMT+1)
    Yo también me pregunto cuántas mujeres con una vida normalizada se prestan a gestar y parir un hijo para otros, con todas las afecciones que conlleva
    4782 | Alicia - 25/02/2019 @ 22:32:04 (GMT+1)
    Yo creo que habiendo muchas parejas que no pueden ser padres es una solución y para las madres de alquiler también lo es siempre que se haga con libertad
    4779 | Prado - 25/02/2019 @ 17:42:50 (GMT+1)
    Lo respeto, pero no lo comparto, aun estando de acuerdo en algunas cosas.
    4778 | Carlos - 25/02/2019 @ 10:32:14 (GMT+1)
    Parir un hijo para otros sólo se realiza altruistamente si existe, como usted bien Dice, afecto de por medio, todo lo demás, lo vistan como lo vistan , es puro mercadeo, no quieran engañarnos con el disfraz de la legalidad, que todos sabemos que donde andan las manos políticas es porque hay rendimiento.
    4777 | Bernardo - 25/02/2019 @ 10:21:42 (GMT+1)
    El dinero manda , señora mia. Que mas se puede decir? Por lucro o necesidad se vende el alma. Lastima de ser humano.

  • Normas de uso

    Esta es la opinión de los internautas, no de La Voz de Talavera

    No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

    La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

    Tu dirección de email no será publicada.

    Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.