www.lavozdetalavera.com
Falleció la Madre Díez, religiosa del colegio Compañía de María y toda una institución de la enseñanza en Talavera
Ampliar

Falleció la Madre Díez, religiosa del colegio Compañía de María y toda una institución de la enseñanza en Talavera

miércoles 01 de abril de 2020, 09:00h

Miércoles 1 de Abril de 2020.

La comunidad educativa del colegio Compañía de María, en Talavera de la Reina, está de luto. Este martes 31 de marzo ha fallecido la Madre Gabriela Díez Esteban, religiosa de la Orden de Hijas de María Nuestra Señora del citado colegio en la Ciudad de la Cerámica.

Su fallecimiento, según ha determinado la doctora geriatra que ha certificado la defunción, se ha debido a su deterioro físico por la enfermedad que padecía. Eran poco más de las tres de la tarde, cuando la religiosa que la atendía se la ha encontrado muerta.

UNA INSTITUCIÓN

La Madre Díez, como popular y cariñosamente se la conocía en el colegio y en toda Talavera, donde nació hace 81 años, ha sido toda una institución no sólo en su centro sino en todo el sector talaverano de la enseñanza.

Nuestro colaborador en información religiosa, Jorge López Teulón, capellán del propio colegio de la Compañía de María, ha valorado con las siguientes líneas la desaparición de la Madre Díez, una de las decanas de la enseñanza en Talavera.

Dadas las medidas dictadas por el Gobierno y vigentes durante el Estado de Alarma declarado a causa de la pandemia de coronavirus, su despedida ha tenido lugar en la más estricta intimidad; cuando pase esta situación, se celebrará un funeral por el eterno descanso de su alma, según informa la Dirección colegial.

MENSAJE INESPERADO

Ayer a primera hora de la tarde, desde el Colegio de la Compañía de María de Talavera de la Reina, llegaban a decenas de correos electrónicos unas líneas inesperadas:

"Como bien sabéis, la Madre Díez hace tiempo venía arrastrando una dura enfermedad. Últimamente había caído mucho, pero en su cama o sentada, mantenía aquella energía que tanto la caracterizó siempre. Apenas hablaba, pero por la mirada sabíamos que nos reconocía. Le enseñábamos fotos de sus padres o del Padre Bidagor y sonreía.

Le gustaba oírnos cantar y se añadía a los cantos mejor que nunca, algo que nos hacía mucha gracia. En estos últimos días cantaba todo seguido, de memoria, el Himno de San Ignacio, el de la Virgen del Prado y, sobre todo, Quiero Madre en tus brazos queridos. Y así se ha quedado: sentada, dormida como una niña en brazos de su madre y con una gran expresión de paz".

Madre Díez, en una celebración con antiguas alumnas del colegio al que dedicó toda su vida

DE FORMA IMPREVISIBLE

Así, de forma imprevisible, ayer, 31 de marzo, falleció la Madre Gabriela Díez Esteban, religiosa de la Orden de Hijas de María Nuestra Señora, del Colegio Companía de María de Talavera de la Reina. Toda una institución.

La Madre Díez (Talavera, 1938) ha pasado toda su vida dedicada a la enseñanza de las niñas y durante décadas había sido la directora de Primaria de dicho centro educativo.

Las circunstancias del entierro han sido igual de penosas como lo están siendo para toda la población española. Más después de las nuevas normas para entierros que ayer publicaba el Gobierno.

ENTIERRO EN LA INTIMIDAD

Tres familiares, sus dos hermanos y un cuñado, para poder asistir a su inhumación en el pequeño cementerio de esta comunidad religiosa y colegial. El Real Decreto Ley aprobado por el Gobierno debido a la crisis del coronavirus ordena que no haya velatorio, aunque su muerte se haya debido a otras causas, como era el caso.

Hemos llamado a nuestro párroco de Santa Teresa de Calcuta, don Juan Jesús García, para que presidiera el responso.

AGRADECIMIENTO COLEGIAL

Las Madres del Colegio, desbordadas, quieren agradecer a todos vuestras oraciones y vuestro cariño hacia ella y hacia la Orden. Ellas también están rezando por el fin de la pandemia y por tantas personas que están sufriendo la enfermedad y la muerte en estos días y por sus familias.

Victoria Moreno, antigua alumna del colegio, me escribe mientras termino estas líneas:

«Dios la reciba como ella merecía "A lo grande" (como era) y agradecida por la dedicación íntegra, que siempre nos ofreció a todas nosotras, sus alumnas.
Siempre dejará un recuerdo en nuestros corazones».

Descanse ya en paz.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (3)    No(0)

+

0 comentarios