www.lavozdetalavera.com

CON M DE MUJER

Desescalada: ¿motivos para quedarse en casa?

Desescalada: ¿motivos para quedarse en casa?

M. L. Ventura

Sábado 16 de Mayo de 2020.

Artículo 47 de la Constitución Española:

“Todos los españoles tienen derecho a disfrutar de una vivienda digna y adecuada. Los poderes públicos promoverán las condiciones necesarias y establecerán las normas pertinentes para hacer efectivo este derecho, regulando la utilización del suelo de acuerdo con el interés general para impedir la especulación”.

El anuncio de la desescalada por fases tras el confinamiento nos llegó a todos como una buena noticia. Por fin podríamos abandonar la reclusión en casa para ir a trabajar, salir a pasear o hacer deporte y, aunque con restricciones, supuso una bocanada de aire fresco que, tras 50 días conteniendo nuestros movimientos habituales fuera del hogar, rompía un poco esa sensación de encierro y nos devolvía una reminiscencia de libertad.

Sin embargo, para muchos en estos momentos volver a salir representa un trastorno que los lleva a vivir un estado de ansiedad, estrés, apatía e incluso depresión, porque el hecho de traspasar el umbral lo entienden como un riesgo máximo e innecesario, a pesar de que la estadística ya informa del descenso en la curva de la enfermedad.

Aunque este síndrome, conocido como 'Síndrome de la cabaña, parece a resultas una novedad adjudicada al COVID-19, es en realidad una secuela que suele estar anclada muy frecuentemente en nuestra cotidianeidad.

Pongamos como ejemplo a aquellas personas que han estado recluidas en un hospital durante una larga temporada; ciertamente estarán deseosas de salir y recuperar en buena parte su anterior modo de vida, sin embargo, sienten que tal vez no podrán/sabrán adaptarse de nuevo, lo que les crea una sensación de incertidumbre que no les permite enfrentarse a la salida y prefieren permanecer en la seguridad que les proporciona moverse dentro de un espacio controlado.

De igual modo ocurre, aunque a menor nivel, cuando cambiamos de ciudad, de trabajo, de pareja, e incluso de domicilio; todo ello conlleva cambios y supone atravesar un periodo de adaptación y, aunque el ser humano es social por naturaleza y muy capaz de acostumbrarse con cierta rapidez a nuevos escenarios, prefiere, la mayor parte de las veces, mantenerse en aquellos terrenos que conoce y donde se siente reconocido.

Por otro lado, ser sabedores de que evitar el contagio no depende sólo de uno mismo, sino que el resto de la sociedad debe colaborar activamente en ello y, teniendo en cuenta la irresponsabilidad que demuestran diariamente algunos grupos de personas, resulta comprensible que esto sume como un motivo de refuerzo para querer protegerse desde el interior.

Con estas premisas podemos estimar como probable que en el futuro más inmediato muchas empresas optarán por continuar con el teletrabajo; que seguiremos rodeados de mascarillas y guantes de látex -roguemos para no encontrarlos cada día sembrados por las calles-, que tendremos que mantener las distancias entre ciudadanos y, a priori, también entre nuestros familiares y amigos, aunque vivan metro y medio más allá...

Que wasaps y videollamadas seguirán siendo líderes en cuanto a comunicación, por lo que será necesario dotar a las redes de mayor velocidad de conexión y en menor tiempo o, lo que es lo mismo, que no dejaremos entrar en casa a la familia, a los amigos o a los vecinos, pero sí a la red móvil de quinta generación (5G) que se instalará con nosotros definitivamente, aunque penda sobre ella aquello de que la exposición ambiental a sus campos de radiofrecuencia puede aumentar significativamente el riesgo de cáncer y “otras enfermedades”

Es mi opinión que el futuro no asoma muy alentador en cuanto a relaciones físico-sociales se refiere, pues, aun a sabiendas de lo muy importantes que son para nuestra salud física y psicológica, acabarán por imponerse las bondades de la alta tecnología, que nos motivará a golpe de tecla a continuar sumergidos en nuestros hogares, esos que durante décadas hemos estado convirtiendo en espacios vivos donde guarecernos de las poluciones exteriores.

¡Sea!

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de La Voz de Talavera

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.