www.lavozdetalavera.com
Su Santidad Juan Pablo II, con el cardenal Marcelo González
Ampliar
Su Santidad Juan Pablo II, con el cardenal Marcelo González

63º aniversario de la Coronación de la Virgen del Prado de Talavera: Juan Pablo II, el Papa de la Basílica

sábado 30 de mayo de 2020, 09:35h

Una información de Jorge López Teulón

Sábado 30 de Mayo de 2020.

Este sábado 30 de mayo de 2020 se cumplen 63 años de la Coronación canónica de la Virgen del Prado, Patrona de Talavera de la Reina, conmemoración que coincide con la reciente celebración, el día 18 de este mismo mes, del primer centenario del Papa Juan Pablo II.

Por este doble motivo, hemos querido recordar la figura de Karol Wojtyla, san Juan Pablo II, y su relación con la Basílica del Prado, la que en su día fue considerada 'Reina de las Ermitas' y santuario que cobija la imagen de la Patrona y Alcaldesa Perpetua de Talavera.

EL MES DE LA VIRGEN

No me parece adecuado que termine este mes de mayo sin recordar la vinculación que para siempre tendrá san Juan Pablo II con nuestra ciudad de Talavera.

En primer lugar, porque el pasado 18 de mayo se cumplía el primer centenario del nacimiento del papa polaco: Karol Wojtyla. En segundo lugar, porque estamos en el mes de la Virgen. Y, en tercer lugar, porque -como hemos señalado- este 30 de mayo conmemoramos la Coronación de Nuestra Señora del Prado.

Y, aunque deslucido todo por la tragedia que llevamos viviendo durante meses, con los cientos de personas muertas por coronavirus en nuestras tierras de Talavera, la mayoría, seguro, devotos de la Virgen del Prado, no quiero dejar pasar esta fecha.

1989, DESPUÉS DEL AÑO MARIANO

El 6 de junio de 1987, vigilia de Pentecostés, san Juan Pablo II inauguraba “con gran júbilo” el Año Mariano, que concluiría el 15 de agosto de 1988. Fueron catorce meses de gracias espirituales que inundaron el orbe católico.

Meses después, el 14 de febrero de 1989, el Papa concedía el título de Basílica para la ermita de Nuestra Señora del Prado de Talavera de la Reina. Jugando con las palabras se le regalaba a la ciudad de la Cerámica “una Basílica para una Reina”.

El cardenal Marcelo González Martín la inauguró el 5 de noviembre de 1989. Así lo recuerda una placa de mármol en la entrada de la Basílica.

Francisco Cerro, entonces obispo de Coria-Cáceres, firmando en el Libro de Honor de la Basílica el 11 de septiembre de 2014

DON MARCELO Y DON MANUEL

El proceso para la conversión de la ‘reina de las Ermitas’ en Basílica se inició con una carta que don Marcelo envió el 21 de noviembre de 1986 al Papa, en la que manifestaba el sentir popular, al que se unía, para solicitar el deseo de que la Ermita-Santuario de Nuestra Señora del Prado fuese declarada Basílica Menor.

Escribe Susana Carchenilla en el número Especial Siglo XX de La Voz de Talavera:

“En aquellos días de 1989 toda la ciudad vivió sentimientos difíciles de explicar con palabras: alegría, satisfacción, excitación... Unos sentimientos que, a pesar de quedar en el recuerdo por pertenecer al pasado, aún siguen vigentes en la memoria gracias a la solemnidad de la misa que el arzobispo de Toledo y cardenal primado de España, don Marcelo González Martín, concelebró junto a otros treinta sacerdotes de la ciudad, durante la cual se inauguró oficialmente la flamante Basílica, con lo que se ponía broche de oro a toda una semana festiva en Talavera y se recibía el merecido premio al trabajo denodado que hasta conseguir para la Ermita la categoría de Basílica había realizado el rector del santuario, don Manuel Sainz-Pardo Moreno”.

Esta distinción fue otorgada el 14 de febrero de 1989. Así lo señala la bula pontificia sellada con el Papa y refrendada por el cardenal Casaroli, secretario de Estado, que fue escrita en lengua latina.

En ella el Papa significaba el amor filial de los habitantes de la ciudad de Talavera a la Virgen María y anunciaba que accedía a la petición del arzobispo de Toledo en el deseo de que el templo brillase con el mayor esplendor en el futuro.

LA BULA PAPAL

La bula del Santo Padre reza así:

Juan Pablo II, Papa / Para Perpetua Memoria

"Sabemos con certeza que los españoles acostumbraron a amar a la Virgen María con amor realmente filial. Con toda razón no podemos por menos dejar de alabar esto, encareciéndoles al mismo tiempo que permanezcan en este propósito asumido y que guarden las costumbres de sus antepasados.

Creemos que estas disposiciones las poseen de un modo especial los habitantes de la Ciudad de Talavera de la Reina, los cuales efectivamente, desde tiempos antiguos, acudieron con confianza a la Virgen María. En consecuencia, ellos mismos construyeron un templo dedicado a la Madre del cielo y lo adornaron primorosamente.

Por lo tanto, hemos determinado acceder con presteza a las preces de nuestro venerable hermano Marcelo González Martín, Cardenal de la Santa Iglesia Romana, arzobispo de Toledo, que en su nombre y en el de sus fieles habían solicitado vivamente que el templo de la Madre de Cristo, Nuestra Señora la Virgen del Prado, existente en Talavera de la Reina, fuese contado entre el número de Basílicas Menores.

Así pues, confirmando la determinación que acerca de esto ha tomado la Congregación para el Culto divino con las facultades de Nos recibidas, en función de nuestra autoridad apostólica, elevamos a la dignidad y al estado de Basílica Menor el templo que antes hemos mencionado, concediéndole igualmente los derechos y privilegios que pertenecen a esta clase de edificios, mientras se observe lo que prescribe el decreto del Título de Basílica Menor dado el día 6 de junio de 1968. Sin que nada obste en contrario.

Por fin, si ciertamente este templo brilla con magnífico esplendor, deseamos ardientemente para la posteridad que brille con mayor esplendor por las virtudes de los fieles para que además tenga eficacia con una piedad más ferviente para con la Virgen María".

Francisco Cerro, hoy arzobispo de Toledo, participando en los actos del XXV aniversario de la Basílica del Prado

EL XXV ANIVERSARIO

En 2014, cuando se cumplieron veinticinco años del título de Basílica Menor, monseñor Felipe García Díaz-Guerra, Vicario Episcopal de Talavera de la Reina y Rector de la Basílica del Prado, preparó actos solemnes y, sobre todo, la novena de aquel año, que consiguió fuese presidida cada día por un Obispo vinculado a la Virgen, como también ha sido conocido siempre popularmente el templo mariano de Talavera.

Estos fueron: monseñor José Rico, obispo auxiliar de Getafe; monseñor Ángel Fernández, obispo auxiliar de Toledo; monseñor Carmelo Borobia, obispo auxiliar emérito de Toledo; monseñor Ángel Rubio, obispo de Segovia; monseñor Demetrio Fernández, obispo de Córdoba; monseñor Francisco Cerro, obispo de Coria-Cáceres; monseñor Rafael Palmero, obispo emérito de Orihuela-Alicante; y el entonces Arzobispo Primado monseñor Braulio Rodríguez, arzobispo de Toledo.

Para aquel aniversario, como bien han leído, vino el 11 de septiembre de 2014 a presidir estas solemnes celebraciones el entonces Obispo de Coria-Cáceres, hoy nuestro actual Arzobispo Primado: monseñor Francisco Cerro.

Quién podía imaginarlo aquel día de la Novena…

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (2)    No(0)

+

0 comentarios