www.lavozdetalavera.com

Listado de municipios afectados, entre los que hay varios de la comarca de Talavera

En la imagen, agentes de la Guardia Civil en el momento de la detención de una de las autoras de los robos en los camposantos toledanos
Ampliar
En la imagen, agentes de la Guardia Civil en el momento de la detención de una de las autoras de los robos en los camposantos toledanos

Detenidos los ladrones de más de 860 crucifijos y otras esculturas en 21 cementerios toledanos

viernes 11 de diciembre de 2020, 19:00h

Efectivos de la Guardia Civil han logrado esclarecer cerca de una treintena de robos de centenares de crucifijos y otras figuras ornamentales en cementerios de 21 municipios de la provincia de Toledo, varios de ellos en la comarca de Talavera, consiguiendo la detención de sus presuntos autores y de los receptadores de las figuras sustraidas, la mayoría de las cuales han sido recuperadas.

Así, la Operación Crucix, que la Benemérita ha realizado para el esclarecimiento de los robos que se venían produciendo en las sepulturas de distintos camposantos de municipios toledanos, ha dado como resultado la detención de un hombre y a una mujer, como presuntos autores de 27 delitos de robo con fuerza en las cosas cometidos en cementerios de 21 localidades de la provincia de Toledo.

Además, dentro de la misma operación, han sido detenidas otras tres mujeres por un delito de receptación en un centro de recuperación de la localidad madrileña de Humanes.

En total, la Guardia Civil ha podido constatar el robo de al menos 861 cruces, además de otras figuras y ornamentos religiosos, con un valor superior a los 450.000 euros, lo que ha generado una importante alarma social en las localidades afectadas y sus entornos, además de un significativo daño emocional y patrimonial a sus víctimas.

OPERACIÓN CRUCIX

Según ha informado hoy la Dirección General de la Guardia Civil, la citada Operacón Crucix se inició el pasado mes de febrero, a raíz de varios robos de crucifijos y otras esculturas cometidos en cementerios municipales de la provincia de Toledo, lo que generó una gran alarma social, además del daño económico y emocional a las víctimas.

Tras las investigaciones realizadas, se determinó que todos estos robos podían haber sido cometidos por el mismo grupo de personas, las cuales accedían a los camposantos mediante escalo de los muros perimetrales siempre por zonas de escasa o nula visibilidad al tránsito.

También se comprobó que las piezas de ornato funerario que sustraían -cruces, santos, vírgenes, candelabros, etcétera- mantenían unos parámetros y características similares.

LADRONES Y RECEPTADORES

En el transcurso de la investigación se obtuvieron indicios y evidencias sobre la relación directa de estos hechos con dos personas, un hombre y una mujer, que residían en la localidad toledana de Guadamur, cuyo cementerio había sido uno de los 'visitados' por los autores de tales robos.

Paralelamente a la investigación, durante la que montaron distintos dispositivos de seguridad y vigilancia, los agentes encargados de la misma también realizaron numerosas inspecciones en chatarrerías y centros de reciclaje.

CORTADOS CON RADIAL

Precisamente en uno de estos centros, ubicado en la localidad madrileña de Humanes, se encontraron numerosas piezas de figuras ornamentales procedentes de estos robos, con un peso que alcanzaría los 700 kilogramos, que los delincuentes habían cortado con una radial para facilitar su transporte y ocultación.

Se da la circunstancia de que los responsables de este centro de reciclaje tenían almacenados los crucifijos y demás figuras robadas en una zona escondida, dado que conocían su procedencia ilícita.

1.500 KILOS DE BRONCE EN IMÁGENES

En la localidad toledana de Guadamur, en otro registro, los agentes recuperaron unas 100 imágenes ornamentales de estas características en el patio de una vivienda, de las cuales 70 habían sido cortadas y dispuestas para ser vendidas; todo ello, con un peso aproximado de 1.500 kilogramos, principalmente de bronce.

Como consecuencia de todo ello, la Guardia Civil ha detenido a un hombre, con numerosos antecedentes delictivos, y a su compañera sentimental, como presuntos autores de 27 delitos de robo con fuerza en las cosas cometidos en 21 municipios de la provincia de Toledo; y a las otras tres mujeres, las responsables del centro de reciclaje, por un presunto delito continuado de receptación.

MUNICIPIOS AFECTADOS

Los municipios en los que se han producido los robos esclarecidos en esta Operación Crucix son Calera y Chozas, El Carpio de Tajo, San Martín de Pusa, Orgaz, Mora, Mascaraque, Villaminaya, Argés, Burguillos, Yuncler, Villasequilla, Cuerva, Pulgar, Noez, Totanés, Casasbuenas, Polán, Layos, Cobisa, Guadamur y Ventas con Peña Aguilera.

La Operación Crucix ha sido llevada a cabo por efectivos del Equipo de Investigación de la Guardia Civil de Mora, la Unidad Orgánica de la Guardia Civil de Toledo y la USECIC de la Comandancia de la propia capital regional; que han puesto a disposición judicial a las cinco personas detenidas.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (4)    No(0)

+

0 comentarios