www.lavozdetalavera.com

OTRAs VOZes

Con la COVID más vale un 'por si acaso' que un 'yo pensaba'

Con la COVID más vale un "por si acaso" que un "yo pensaba"

Juan Manuel Fiz, veterinario

jueves 07 de enero de 2021, 13:47h

Querido amigo: ¿Estamos perdiendo el tiempo y la batalla? ¿O, lo que es peor, la guerra?

Si crees que no es una locura, aunque es posible que así sea, me gustaría compartir contigo esta solicitud, petición, demanda, rogatoria o como lo queramos llamar; y que, si te parece bien, la hagas llegar a tus amigos y sobre todo a cualquier responsable que conozcas, alcaldes, consejeros de sanidad, presidentes de comunidades autónomas, ministros y, si hace falta, al mismo presidente del gobierno. Que al menos lo valoren. Que remueva conciencias adormecidas o, lo que es peor, acomodadas.

Hay que actuar ya.

Escucho y leo en todos los medios de comunicación, con gran estupor, que estamos fallando estrepitosamente en la aplicación de las vacunas y somos lentos con los test.

¿Cómo es posible que, encontrándonos en guerra contra un enemigo peligroso e invisible, seguimos luchando con las normas que nos permiten vivir un periodo de paz?

Estamos en guerra y hay que actuar de forma excepcional.

No puede ser que nosotros mismos nos pongamos trabas a la realización de los test y a la aplicación de vacunas, una vez que ya las tenemos.

¿De verdad es tan complicado hacer los test y aplicar las vacunas? ¿Hace falta un quirófano para aplicar una inyección o para hacer un test ?

Señores gobernantes, estamos en guerra y la vamos perdiendo. ¿Hay que contar los heridos con secuelas y los muertos? Contra un virus, pero en guerra.

Ante un soldado desangrándose, ¿esperamos a que venga un enfermero titulado y un cirujano o dejamos al auxiliar de enfermería, al farmacéutico, al veterinario o a cualquiera que se atreva que intente salvarlo?

Tienen ustedes a su disposición veterinarios, farmacéuticos, auxiliares... acostumbrados a poner inyecciones y vacunas cada día. Y cientos de locales aprovechables o, mejor aún, un ejército de voluntarios vacunando a domicilio.

Objetivo, que no pasen más de 48 horas desde la llegada de la vacuna hasta que esté aplicada.

Y para las segundas dosis, a los 21 días, no importa un fracaso logístico de hasta tres dias -más sería grave- porque todos sabemos que poner la dosis de recuerdo 1-3 días tarde no es ningún problema.

Así que déjense de zarandajas y mójense, que la COVID no tiene contemplaciones.

Seguro que puedo estar equivocado o que esto ya está en marcha. Pero en este caso, como le gustaba decir a mi padre, “más vale un por si acaso que un yo pensaba”.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (3)    No(0)

+

1 comentarios