www.lavozdetalavera.com

ASESORAMIENTO

Llevo un año de baja laboral, ¿qué pasa ahora?
Ampliar

Llevo un año de baja laboral, ¿qué pasa ahora?

lunes 08 de marzo de 2021, 07:00h

Una publicación de Juan Antonio Fonseca

Un pequeño accidente laboral, una enfermedad que se prolonga más de lo que se pensaba, una cadena de malos acontecimientos... Hay muchos motivos por los que una persona, sin quererlo, puede acabar pasando por una baja laboral de más de un año. Pero, ¿qué ocurre cuando se supera este plazo? ¿Qué sucede cuando llevas un año de baja? Aquí te vamos a ilustrar.

Siempre hay dudas con todo lo que tiene que ver con el plazo de baja laboral. Bien es cierto que el trabajador sigue recibiendo una cuantía económica, aunque reducida a partir de cierto plazo, cuando está de baja. De hecho, aunque suele haber muchas dudas con respecto a esto, es la empresa quien paga la baja laboral por accidente según Reclamator Lawyers. Eso sí, siempre y cuando se trate de una baja temporal.

Otra de las cuestiones más frecuentes tiene mucho que ver con el año de baja. Por los motivos que sea, un trabajador puede no estar capacitado para volver a su empleo incluso tras 12 meses de baja. ¿Qué ocurre en estas circunstancias? ¿Se debe hacer algún trámite especial, hay algo que cambie en específico? Lo cierto es que sí, hay cambios importantes sobre todo a nivel administrativo, cambios que incumben a todo aquel que esté sumergido en todo este proceso.

Sin ir más lejos, la gestión y el control de la incapacidad pasa directamente a manos del Instituto Nacional de la Seguridad Social. El INSS es el que se encarga de valorar si la baja debe seguir activa o no, todo a consecuencia de un análisis por parte de un tribunal médico. Ya no se emitirán más partes de baja, por parte del servicio público de salud autonómico, transcurridos los 365 días de la incapacidad; sin embargo, será el INSS el que se encargue de tomar las decisiones desde ese momento.

El Equipo de Evaluación Médica del INSS debe realizar una evaluación del estado de salud del trabajador y, en base a lo que decida el tribunal, se plantean dos escenarios diferentes. ¿Cuáles? Los que vamos a explicar a continuación:

Prórroga temporal

El primer escenario que se puede plantear es que la baja siga activa. En lugar de establecer un tiempo reducido, la ampliación que se otorga en este caso es de 180 días más. De este modo, el trabajador podría alcanzar hasta 545 días de baja. Eso sí, ya no se emitirán más partes de baja a la empresa. El INSS actúa de forma diferente y el procedimiento, también a nivel de documentación, va por otros derroteros.

El INSS manda una notificación por escrito al trabajador para avisarle de ese periodo extra. Asimismo, durante este tiempo adicional, el pago del "salario" para el trabajador puede recaer sobre los hombros del INSS, de la mutua o de la empresa. Todo dependerá de la resolución determinada por esta misma entidad, aunque asegurándose siempre de que el empleado inactivo siga recibiendo la misma cuantía que estaba recibiendo, sin ningún tipo de variación.

En caso de excepciones por convenios, el trabajador sigue recibiendo el mismo salario. Además, durante estos 180 días adicionales, tanto la Seguridad Social como la mutua pueden hacer revisiones periódicas para comprobar el estado del empleado. De no personarse en estas revisiones, se puede retirar por completo el subsidio, aunque no haya alta médica. Por otro lado, si la revisión es organizada por el INSS y no se acude, este sí que puede determinar el alta médica como consecuencia.

En un principio, la prórroga será sólo de 180 días adicionales. No obstante, es posible que pueda ampliarse durante más días si el equipo de evaluación médica así lo considera necesario.

Alta médica

En caso de que la primera evaluación sea favorable, el INSS procede a emitir el alta médica para el trabajador. Desde que se llega al año, hasta que se notifica el alta al trabajador, este sigue percibiendo el salario que le corresponda, pagado por la seguridad social, la empresa o la mutua según se haya establecido anteriormente. Generalmente, el pagador viene indicado en el documento con la resolución del alta.

Si, por un casual, el trabajador no está conforme con dicha resolución, puede realizar un procedimiento especial de disconformidad a presentar en un plazo máximo de 4 días naturales desde la notificación del alta. Durante la tramitación de este documento, se conceden dos días de baja de gracia, hasta determinar si realmente debe prolongarse durante 180 días más o proceder con el alta.

En ningún momento, el empleado sale perjudicado económicamente por estos tiempos de trámites. Sigue recibiendo la parte correspondiente de parte de las entidades correspondientes. Si la disconformidad no sale favorable para el trabajador, este tiene como último recurso presentar una demanda de impugna a los trinbunales. Tiene un plazo de 20 días hábiles, y es el último recurso para poder proceder.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (2)    No(0)

+

0 comentarios