www.lavozdetalavera.com
Amianto, el asesino invisible, silencioso y omnipresente en nuestro entorno
Ampliar

Amianto, el asesino invisible, silencioso y omnipresente en nuestro entorno

domingo 11 de abril de 2021, 11:19h

Estamos rodeados. Convivimos, sin saberlo, con un elemento que afecta a nuestra salud lenta pero inexorablemente, cuyos efectos no son visibles a corto plazo, por lo que su detección se antoja más difícil. Incluso siendo el principal causante de patologías con desenlace fatal, en el mejor de los casos reduce ostensiblemente la calidad de vida a futuro, dependiendo de nuestro grado de exposición...

No hablamos del COVID-19, nos referimos al amianto, el enemigo silencioso omnipresente en gran número de viviendas, naves agrícolas, ganaderas e industriales.

Desde que se hiciera pública la demanda de los familiares de José María Íñigo contra RTVE, y más recientemente la sentencia favorable por la que se reconoce como causa del fallecimiento del popular presentador su contínua exposición al amianto de los estudios de Prado del Rey, lo que acabó provocándole un mesotelioma maligno epiteloide, el pernicioso material de construcción no deja de copar titulares o protagonizar artículos, reportajes y entrevistas en los principales medios de información nacional.

'HORIZONTE' PELIGROSO

Por citar el último aldabonazo a esta campaña de acoso y derribo al amianto, el pasado 24 de marzo el programa ‘Horizonte’ que dirige Íker Jiménez, emitido en prime time por la cadena Cuatro, dedicó la mitad de su tiempo al comúnmente conocido como el ‘asesino silencioso’, este fibrocemento que gobierna los tejados de decenas de miles de polígonos cubiertos con uralita, además de encontrarse presente en paredes, entrevigado de los forjados, tuberías, bajantes, conducciones de agua, depósitos o en proyectados ignífugos de edificios y garajes de cientos de miles de viviendas, fincas e instalaciones particulares repartidas por toda la geografía nacional.

La dimensión y popularidad de José María Íñigo ha provocado una sensacional onda expansiva de crítica y alarma que ha situado en el ojo del huracán al amianto, un material que bajo su degradación invisible acaba pasando factura a medio y largo plazo, pues tiene un periodo de latencia lento que tarda en aparecer hasta 20 o 30 años después de la exposición a sus fibras cancerígenas, incluso aún en el caso de que ésta sea esporádica.

PROHIBIDO DESDE 2002

En este punto hay que recordar que el amianto o asbesto, también conocido como uralita, es una fibra mineral muy utilizada entre 1950 y 1990 en la construcción y en la fabricación de numerosos productos y acabados industriales. Sus propiedades aislantes, ignífugas y bajo coste propiciaron su masiva utilización.

Pero a sus innegables cualidades constructivas había que sumarle la cruz de sus efectos secundarios. A finales de siglo pasado diversos estudios identificaron los peligros del amianto para la salud, lo que llevó a desaconsejar su utilización. Así, el 15 de junio de 2002 entró en vigor la prohibición de fabricar productos que tuvieran ese material; y el 15 de diciembre del mismo año quedó prohibido producir, comercializar e instalar productos con amianto.

SERIO PELIGRO PARA LA SALUD

Responsable de 107.000 muertes anuales en el mundo, el amianto es un patógeno que puede introducirse en nuestro organismo por tres vías: respiratoria (la más frecuente), cutánea y digestiva. Con el paso del tiempo, el material se degrada y las microscópicas partículas de fibrocemento desprendidas se convierten en un serio peligro para la salud, pues una vez dentro del organismo provoca la inflamación de órganos respiratorios, fibrosis o, en casos más severos, tumores cancerígenos.

En el terreno cuantitativo, el amianto es el causante de todos los mesoteliomas (cáncer de pleura, con un promedio de supervivencia en torno a 11 meses), de entre un 10% y un 15% de los de pulmón y en algunos casos de laringe o esófago. Dichas enfermedades pueden aflorar, como ya hemos señalado, a partir de los 20 años a la exposición a las fibras, hecho que explicaría el progresivo aumento de muertes por mesotelioma, pasando de los menos de 500 casos detectados entre 1976 y 1980 a los casi 1.400 diagnosticados entre 2016-2020 en nuestro país, un 60% más que hace 30 años, según datos de la Sociedad Española de Oncología Médica.

PELIGRO INMINENTE

En España, las muertes causadas por la inhalación de las invisibles fibras de amianto podrían llegar a las 130.000 antes de 2050 si no se le pone remedio. Así lo indica un reciente informe remitido al Parlamento por la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR) para urgir al Gobierno la elaboración de una Ley Integral del Amianto, en base a un manifiesto firmado junto a una treintena de entidades más para acabar con esta “amenaza global”.

Tan sólo en el ámbito laboral, el año pasado se produjeron un total de 23 decesos profesionales confirmados por culpa de este material, según la UGT.

El imparable peligro viene determinado porque más del 70% del amianto instalado en España ha llegado al final de su vida útil, esto es, el periodo a partir del cual se desprenden las fibras y se convierte en un material peligroso. Una vida útil estimada entre los 30 y 35 años, aunque entidades como la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) la llegan a estipular entre los 20 y 25. Con lo cual, teniendo en cuenta que la mayoría de las construcciones con amianto superan los 40 años, ese riesgo de desgaste resulta evidente.

NORMATIVA ACTUAL

El dictamen del Comité Económico y Social de la UE “Erradicar el Amianto” (2015/C 251/03) establece el año 2032 como fecha tope para eliminar todo residuo de este material en la totalidad de edificaciones, para lo que recomienda diferentes medidas a los Estados Miembros con el fin de acelerar tanto su localización como su total eliminación. En realidad, el umbral de 2032 no es real, pues el objetivo prioritario es la completa erradicación de este material cinco años antes, en 2028, estableciendo 2022 como fin del periodo voluntario en la Unión Europea.

El problema de este Dictamen es que, al no ser vinculante, existe dejadez. Por ello, resulta de vital importancia el lanzamiento de campañas preventivas entre la población encaminadas a alertar sobre la peligrosidad de este material e informar sobre los procedimientos seguros y profesionales para su retirada, y, de esta forma, evitar problemas medioambientales y de salud.

EN MANOS PROFESIONALES

El alto grado de peligrosidad que conlleva la manipulación de los materiales que contienen amianto hace necesario que esta operación sea asumida por parte de profesionales que conozcan bien los protocolos de seguridad. Los técnicos de prevención de riesgos laborales de Solutal Proyectos y Obras, empresa talaverana especializada en desamiantado, advierten que “la falta de conocimiento de los particulares, tanto de la presencia del material como de las precauciones que deben tomarse, constituyen un serio problema a la hora de convivir o proceder con el material".

"Por ello -añaden- resulta fundamental evitar su manipulación y, sobre todo, la ruptura de las placas, pues es en ese momento cuando el amianto se desprende provocando la generación de micropartículas y polvo altamente nocivo y potencialmente peligroso”.

Por este motivo, avisan, aquellos particulares que quieran deshacerse de pequeñas cantidades de residuos domésticos de lo que popularmente se conoce como uralita, “deben contactar con su ayuntamiento para solicitar su recogida, y en el caso de tratarse de cantidades más elevadas, indefectiblemente se ha de contratar los servicios de una empresa especializada”.

EMPRESAS ESPECIALIZADAS

El proceso de desamiantado es complejo. Requiere de un completo equipo formado por técnicos de gestión, técnicos superiores de prevención y personal cualificado para el proceso previo a la retirada del amianto. A las labores de análisis y prospección de la instalación, mediciones y presupuesto, se suma la elaboración y gestión de documentación relativa al plan de trabajo de desamiantado que se ha de presentar a la autoridad laboral.

Los equipos humanos previamente han recibido una formación específica dentro de la general de la obra, y se les dota de equipos técnicos especializados: unidad móvil de descontaminación y EPIS (tanto los específicos para el amianto como los del trabajo de riesgo de altura: los arneses, cascos, líneas de vida).

Si esto no se tiene en cuenta, al riesgo para la salud se le une el pecuniario, que también es serio, pues se contemplan multas desde 30.000 hasta 600.000 euros para empresas (y particulares) que manipulen el amianto sin estar acreditadas para ello. Además, constituye infracción grave o muy grave el abandono de uralitas o su entrega a gestor no autorizado, pudiendo llegar a sanciones hasta dos millones de euros.

CICLO COMPLETO DE DESAMIANTADO

Una de las empresas que han reaccionado a esta necesidad es la mencionada Solutal que, aunque afincada en Talavera de la Reina, opera en todo el territorio nacional. Desde su división Solutal Proyectos y Obras, certificada en el Registro de Empresas con Riesgo de Amianto (RERA), la empresa talaverana ofrece sus servicios de ciclo completo de desamiantado; es decir, desde la retirada, traslado y gestión de cubiertas de uralita, hasta la instalación en su lugar de tejado cerámico con teja árabe, panel sándwich o plancha metálica.

Aunque ya preveían movimiento desde el inicio, las expectativas de la empresa talaverana se están viendo superadas con creces. “No paramos de recibir solicitudes de presupuestos, tanto por teléfono como a través de email y de nuestras redes sociales. Ya había cierta inquietud y sensibilización con este tema, pero el caso de Íñigo y su repercusión mediática ha provocado un auténtico aluvión de gente interesada en que desamiantemos sus empresas, instalaciones, chalets o comunidades”, señala Vanesa Anguita, responsable de área de Solutal, en la foto bajo estas líneas con técnicos de la empresa.

AYUDAS OFICIALES

La Unión Europea se está poniendo seria a la hora de exigir un mayor control de los procesos de inspección. Además, y con el fin de incentivar el desamiantado, dentro de los fondos europeos están contempladas ayudas en esta línea, y a nivel nacional está previsto que sean publicadas entre abril y mayo, por lo que ahora es el momento oportuno.

Como advierte Juan Ramón Pérez, gerente del propio Grupo Solutal, por mor de la Normativa del Parlamento Europeo, “los que decidan quedarse en el punto medio de la reparación y no acometer de manera decidida el desmantelamiento y eliminación de sus instalaciones no podrán evitar su sustitución dentro de unos años, con lo que incurrirán en un sobrecoste innecesario y, muy posiblemente, sin la cobertura de subvención alguna, al menos en los niveles que se dan ahora”.

Un sobrecoste serio, pues el hecho de acometer el “parche” de la reparación deriva, además, en la imposibilidad de los edificios en pasar la ITE y la consiguiente pérdida de valor de las propiedades. En este sentido, empresas como Solutal, además, tienen su propio departamento de asesoría que busca, localiza e informa de las ayudas a las que pueden acogerse sus clientes.

DEMOLICIÓN EN RTVE

En el mencionado caso de RTVE, el ente público decidió acometer un proyecto de limpieza de su sede con la demolición y reconstrucción de varios edificios tras los resultados de un informe solicitado a una consultora de seguridad que reveló la presencia de amianto en paredes, techos, aislamientos y conductos de climatización de varias instalaciones.

La imagen del inmortal presentador del mostacho, el citado José María Íñigo, sirve ahora de estandarte en la campaña de erradicación del amianto, el asesino invisible. La batalla contra él no ha hecho más que comenzar.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (4)    No(0)

+

2 comentarios