www.lavozdetalavera.com
Cursos gratuitos para empresas y trabajadores: todo lo que conviene saber
Ampliar

Cursos gratuitos para empresas y trabajadores: todo lo que conviene saber

miércoles 20 de octubre de 2021, 11:25h

Mediante el mecanismo normativo de la formación programada, la Administración del Estado incentiva la impartición de cursos gratuitos para empresas y trabajadores.

Sin embargo, en las pequeñas empresas españolas se suele desaprovechar este recurso gratuito, la mayoría de las veces porque se desconoce su existencia.

Veamos cómo cualquier empresario puede desarrollar acciones formativas en su compañía, destinadas a sus trabajadores en activo, sin que ello le cueste ni un solo euro.

¿En qué consiste la formación programada?

El objetivo es impulsar el desarrollo de cursos de especialización y otras acciones formativas en las propias empresas. Los destinatarios son los empleados en activo y lo que se pretende es elevar su cualificación profesional e, indirectamente, mejorar la competitividad y la productividad de las empresas.

A tal efecto, la Administración establece un procedimiento normativo que permite que el empresario deduzca todos los costes de las acciones de formación programada de las cotizaciones laborales.

Por tanto, estos cursos y acciones formativas, además de ser gratuitos para los trabajadores, también resultan serlo para las empresas que los desarrollan.

Encaje normativo de la formación programada

El Estado asigna a cada empresa una cantidad anual, denominada crédito, destinada a la realización de acciones de formación programada.

La empresa decide si los utiliza o no. En caso de que no se utilicen, los créditos se van acumulando durante los sucesivos ejercicios económicos, siempre que no se supere el límite máximo establecido.

Por lo tanto, está al alcance de cualquier empresario la realización de acciones de formación sin coste, mediante la acumulación de los créditos de varios ejercicios económicos.

Para que los créditos sean utilizables, los cursos tienen que estar relacionados con la actividad de la empresa o las ocupaciones laborales de sus trabajadores.

Por ejemplo, si una empresa de soldadura impartiera un curso de técnicas de regadío, el importe de este curso no estaría cubierto por los créditos disponibles para formación programada.

Una vez finalizados los cursos de formación programada, sus costes se deducen de las cotizaciones empresariales, hasta el límite correspondiente al crédito del que dispone la empresa.

Cómo beneficiarse de la formación programada

El requisito inicial es que la empresa tenga, al menos, cuatro trabajadores en activo. Los trabajadores autónomos que cumplan este requisito también tienen acceso a la formación programada.

La empresa puede desarrollar por sus medios los cursos, aunque es aconsejable utilizar los servicios de las firmas especializadas en este tipo de formación.

Empresas especializadas, la mejor opción

Las empresas especializadas son la mejor opción para acogerse a la formación programada, ya que estos centros de formación han desarrollado miles de cursos formativos que abarcan todas las áreas de conocimiento: tareas manuales especializadas, edificación, bioquímica, sanidad y medicina, ingeniería, gestión empresarial, informática, Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC), idiomas, Derecho, etcétera.

Además, disponen de un profesorado altamente especializado, los más completos materiales didácticos y la tecnología necesaria para la impartición telemática de los cursos.

Y para aquellas empresas que requieren acciones formativas a medida, también está disponible ese servicio: pueden diseñarse y desarrollarse cursos específicos de formación programada, siguiendo las directrices concretas marcadas por el directivo o empresario.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+

0 comentarios