www.lavozdetalavera.com
Qué aspectos están estropeando el motor de tu vehículo y cómo solucionarlo
Ampliar

Qué aspectos están estropeando el motor de tu vehículo y cómo solucionarlo

miércoles 24 de noviembre de 2021, 07:00h

A veces no damos la debida importancia a las operaciones de mantenimiento del motor y las posponemos en el tiempo con el objetivo de ahorrar algunos euros.

Sin embargo, estos abandonos fácilmente pueden derivar en averías del motor, siendo bastante frecuente que el pequeño ahorro se convierta en un gasto imprevisto de elevado importe.

Veamos qué es lo que debemos vigilar especialmente, prestando mucha atención al proceso que hemos de seguir para descarbonizar un motor diésel.

Qué operaciones debemos realizar frecuentemente para evitar averías del motor

No vamos a referirnos a las operaciones que pueden evitarnos averías en elementos como la dirección asistida, el circuito de frenado o la transmisión, sino exclusivamente a aquellas que pueden derivar en una avería del motor.

Esto es lo que nunca debemos dejar de hacer:

- Sustituir el aceite y el filtro de aceite del motor en los períodos indicados por el fabricante y comprobar su nivel periódicamente.

- Vigilar el nivel de líquido refrigerante a menudo y sustituirlo según lo especificado en el libro de mantenimiento.

- Prestar atención al estado de la correa de transmisión y sustituirla siempre que presente grietas o cuarteamiento: su rotura puede inutilizar definitivamente el motor.

- Sustituir siempre el filtro de combustible según las instrucciones del fabricante: la degradación de sus partes metálicas es letal para los motores.

- Descarbonizar el motor, especialmente si el vehículo tiene muchos años o kilómetros.

En último lugar, hemos mencionado la descarbonización del motor. Curiosamente, esta es una operación de mantenimiento que no viene señalada en los manuales de los fabricantes.

Pero lo cierto es que la carbonización del motor es un fenómeno que, a la larga, puede causar averías de envergadura en los motores.

¿Por qué la carbonización del motor puede derivar en un problema grave?

El continuo proceso de combustión de un motor provoca que se vayan formando depósitos semisólidos que terminan carbonizándose completamente, formando partículas sólidas que se depositan e incrustan en las diferentes partes del motor.

Estos depósitos e incrustaciones provocan mayor fricción entre los componentes internos del motor, lo que deriva en sobrecalentamientos y desgastes prematuros de los elementos mecánicos.

En consecuencia, aparecen holguras, las piezas pierden ajuste y aumenta la posibilidad de que cilindros, válvulas y elementos móviles se dañen.

Adicionalmente, pueden taponarse las válvulas de paso, los inyectores o los filtros, provocando otros fallos y averías del motor.

Y en muchos casos, es la carbonización la causante del exceso de emisión de partículas que provoca que nuestro vehículo no supere la ITV.

El fenómeno de la carbonización es más acusado en los vehículos de motor diésel que en los de gasolina.

¿Cómo y dónde descarbonizar el motor?

Utilizar un aditivo específico para este fin no es eficaz: esos aditivos disuelven momentáneamente parte de los depósitos de carbonilla, pero las sustancias continúan dentro del motor y volverán a carbonizarse con suma rapidez.

La solución más adecuada es llevar el vehículo a un taller que cuente con una máquina descarbonizadora. Estas máquinas limpian el interior del motor mediante la introducción de un gas pirolítico a través del conducto de admisión.

El resultado es un motor impoluto por dentro, difícil de distinguir de un motor sin estrenar.

La operación dura unas dos horas como máximo y no exige desmontar piezas del motor. Su coste ronda los 100 euros, una cifra asequible si tenemos en cuenta los beneficios que la descarbonización acarreará para nuestro coche.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+

0 comentarios