www.lavozdetalavera.com

Carpintero y ebanista autor de importantes obras en Talavera, la Comarca y la capital onubense

Higinio Sánchez Lumbreras, fallecido en Talavera a los 85 años de edad
Ampliar
Higinio Sánchez Lumbreras, fallecido en Talavera a los 85 años de edad

Desde Huelva recuerdan la figura del talaverano Higinio Sánchez Lumbreras, fallecido recientemente

Por La Voz de Talavera
jueves 08 de septiembre de 2022, 17:58h

Higinio Sánchez Lumbreras ha fallecido en Talavera de la Reina, ciudad en la que nació hace 85 años y en la que ha desarrollado prácticamente toda su vida personal y profesional como carpintero, actividad en la que brilló con luz propia y vocación que ha mantenido hasta su último suspiro, el pasado 29 de agosto.

Casado desde 1962 con Eugenia Ayuso y padre de cuatro hijos -María Eugenia, Loli, Jesús y Esther-, Higinio Sánchez trabajó desde muy joven en el taller de carpintería de Luis Romero, en el que permaneció varios lustros hasta que se independizó y creó el suyo propio.

Entre las numerosas e importantes obras en las que participó como carpintero y ebanista en Talavera y pueblos de la Comarca, cabe destacar las de los desaparecidos cines Prado y Palenque, la reforma del Hotel Talavera y la de los bancos y demás elementos de la iglesia parroquial San Juan de Ávila, en la Ciudad de la Cerámica.

TAMBIÉN EN HUELVA

También en Huelva, después de que su hija María Eugenia, religiosa perteneciente a la orden de las Madres Agustinas en Talavera, se desplazara a la capital onubense para desarrollar su actividad allí, realizó las obras del convento e iglesia de Santa María de Gracia y del colegio de esta comunidad "con gran maestría y entusiasmo", dicen las monjas.

Gran devoto de la Virgen del Prado, Patrona de Talavera cuya festividad se celebra este jueves 8 de septiembre, las Agustinas onubenses han querido rendir homenaje precisamente hoy a Higinio Sánchez y dedicar unas líneas a su memoria, haciendo hincapié en su doble faceta profesional y personal, en las que para quienes le conocieron y trataron fue un "gran carpintero" y, sobre todo, un "hombre bueno".

TAN SÓLO UNAS LETRAS...

Este que sigue es el mensaje de recuerdo que la citada comunidad religiosa ha querido hacer en memoria de Higinio Sánchez, que sus autoras titulan 'Tan sólo unas letras...':

“Y ¡qué bueno nos le llevó Dios ahora en el bendito Fray Pedro de Alcántara!” decía de él, con su gracejo tan cordial, nuestra querida Santa Teresa.

Hoy quisiera parafrasearla ante la ida de nuestro hermano, padre y amigo, Higinio Sánchez Lumbreras.

Decir que fue un hombre bueno resumiría todo su ser, su persona y su actuar. La bondad, que abraza tantas pinceladas en la construcción de un boceto humano, se llamó en él honradez, limpieza de corazón, cercanía, humanidad, trabajo digno, ojos abiertos a la luz y latidos de fe en un cristianismo sincero.

Sobre el yunque del dolor se forjaron muchos momentos de su vida, pero él era fuerte.

Sobre el yunque de la incertidumbre se forjaron muchos momentos de su vida, pero él era valiente.

Sobre el yunque de la necesidad y el tesón se forjaron muchos momentos de su vida, pero él era un trabajador incansable.

Sus manos han tejido muchas esperanzas, mientras su temple animoso y creativo iba soñando un algo más: hasta copió para nosotras ideas para hacer en la Iglesia, que tomó de la Basílica de San Pedro.

¡Caminante, sí se hace camino al andar! Y, tú, Higinio, lo hiciste por esos caminos de la Mancha a Andalucía. Compartías el corazón en tus andanzas y disfrutabas de la familia sintiéndote padre de todas, no sólo de tu hija.

Bancos de Iglesia, puertas nobles y sencillas mesas, armarios de aulas en los que resonaban la alegría de tantos niños que ya te querían y te conocían por tu nombre. Atriles para la Palabra, peanas para levantar a ese santo y rezarle mejor, sillerías para la oración... Manos que acariciaban la madera con el mimo de un artista y el esfuerzo de un trabajador... entrelazaban la finura del orfebre y la reciedumbre del labrador.

El Padre Dios te regaló mucho y te pidió mucho, pero, sobre todo, te enseñó a ser padre generoso y te libró del egoísmo que busca sólo ser querido. Supiste darte para dar a tus hijos y a tus amigos lo mejor de ti mismo.

Ahora has presentado esas manos que llevan grabadas en sus líneas de la vida todo el amor que has repartido. Al alzarlas hacia Él, tu Dios ha reconocido en ellas los surcos de una tierra rica que ha dado frutos de eternidad.

Gracias, Higinio, por haber sido para todos, sencillamente, “un hombre bueno”.

Firmado: Sor María y Comunidad de Agustinas de Huelva".

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+
2 comentarios