www.lavozdetalavera.com

GALERÍA DE IMÁGENES / Los tres espadas salieron a hombros en el festejo de San Mateo 2022

Los tres espadas, El Juli, Manzanares y Tomás Rufo, haciendo el paseillo en La Caprichosa de Talavera. Imagen: Sánchez Moreno
Ampliar
Los tres espadas, El Juli, Manzanares y Tomás Rufo, haciendo el paseillo en La Caprichosa de Talavera. Imagen: Sánchez Moreno

La fuerza y el gran momento de Tomás Rufo llenan La Caprichosa de Talavera de público y buen toreo

Por La Voz de Talavera
lunes 26 de septiembre de 2022, 11:14h

La Crónica de Jesús S. Moreno

Plaza de toros La Caprichosa, de Talavera de la Reina. Con un histórico lleno de 'no hay billetes', se han lidiado ejemplares del hierro de Juan Pedro Domecq, bien presentados y entipados, destacando el segundo de la tarde y el cuarto, premiado con la vuelta al ruedo. Julián López El Juli, oreja y dos orejas y rabo; José María Manzanares, dos orejas y ovación; y Tomás Rufo, oreja y dos orejas.

Histórica tarde la vivida en la plaza de toros de Talavera, no sólo por el resultado artístico de la misma sino también porque el coso de La Caprichosa volvió a reverdecer antiguas tardes en las que el cartel de 'no hay billetes' era algo esperado.

En este caso, por suerte, el motivo del histórico lleno en los tendidos de la plaza talaverana era la presencia en el mismo del diestro comarcano Tomás Rufo, sin menospreciar ni mucho menos a los dos compañeros, máximas figuras del toreo, que han acompañado al torero de Pepino en un festejo memorable en el que la terna ha dado motivos de sobra para hacer disfrutar al respetable de una tarde llena de toreo.

GRAN TORO Y MEJOR TORERO

Abrió la corrida un toro castaño, noble y colaborador, con el que El Juli puso notas de toreo templado dándole todas las ventajas a su enemigo, que no terminó de transmitir a los tendidos; puso la carne en el asador el matador madrileño y lo que le faltó al burel lo puso él, de modo que, después de un pinchazo y una entera, le concedieron una oreja.

Al cuarto de la tarde, de nombre Saltamontes, un toro con hechuras perfectas y un comportamiento colaborador desde los comienzos con el capote, El Juli le realizó la lidia perfecta, en la que los tiempos, las alturas y los finales de cada tanda estuvieron llenos de torería y de buen gusto.

El diestro le dió distancia al de Juan Pedro y por el pitón izquierdo surgieron muletazos largos y templados con un toro que humilló y no dejó de moverse en toda la faena y para el que algunos espectadores llegaron a pedir su indulto. Una estocada entera en buen sitio y el clamor de los aficionados precedieron a la concesión de las dos orejas y el rabo, que El Juli paseó en su vuelta al ruedo, que también dió Saltamontes.

FAENA LIGADA Y AJUSTADA

Enrazado y con transmisión fué el primero de José María Manzanares, que estuvo bien en el recibo capotero y luego consiguió tandas largas y profundas con la muleta que se fueron ajustando según pasaba la faena, que resultó medida y llegó mucho a los tendidos; tras la última serie, la más ligada y ajustada, logró una estocada casi entera recibiendo y le concedieron las dos orejas.

En su segundo, un toro burraco de buenas hechuras, Manzanares no llegó a conseguir acoplarse al animal, que nunca terminó de entregarse, haciendo muy difícil que los muletazos salieran limpios -especialmente por el pitón izquierdo-, ya que al final de los mismos el cornúpeta siempre salía con la cara arriba; después de un pinchazo y dos descabellos, el público premió al alicantino con una ovación.

PROFETA EN SU TIERRA

Por lo que respecta a lo de Tomás Rufo, no deja de ser algo increíble; a los éxitos cosechados durante su primera temporada como matador de toros, en las plazas de Castellón, Sevilla o Madrid, entre otras, se une algo tan complicado como lo de ser profeta en su tierra, de modo que gracias a él va creciendo la afición en Talavera y la Comarca en forma directamente proporcional a su crecimiento como torero, cosa que nunca se le agradecerá lo suficiente.

Este domingo en La Caprichosa, Rufo tuvo que hacer un verdadero esfuerzo con ambos toros de su lote, en los que demostró lo cuajado que está como torero.

ARRIMÓN DE RUFO

A su primero, un toro jabonero brutote y sin terminar de ir para adelante, el diestro pepinero lo recibió de hinojos y con la muleta lo intentó todo, dándose un auténtico arrimón que llegó mucho a los tendidos; tras una faena larga que culminó con un pinchazo, recibió como premio una oreja.

En su segundo ejemplar, que fue el peor de la tarde y que salió al ruedo haciendo cosas feas con la vista para acabar parándose en la faena de muleta, Tomás Rufo le toreó muy cerca y le dió todas las ventajas, pasando los pitones del toro rozando los muslos del diestro durante toda la faena, en la que el espada demostró poder y ambición y a la que puso broche con una estocada hasta las cintas que puso al público en pie antes de premiarle con las dos orejas.

Con tan espectacular final, el alboroto cundió en los tendidos y los tres toreros salieron del abarrotado coso talaverano a hombros...

Señores, bendita sea la fiesta.

Para ver la Galería de Fotos, realizada por Sánchez Moreno, clicar aquí

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (3)    No(1)

+
0 comentarios