www.lavozdetalavera.com

Lleva 20 años dedicado a la causa de canonización de 940 religiosos asesinados en la diócesis

Jorge López Teulón, en 2013, mostrando al Papa Francisco un ejemplar de su obra 'El mártir de cada día'; y la portada de su última publicación
Ampliar
Jorge López Teulón, en 2013, mostrando al Papa Francisco un ejemplar de su obra 'El mártir de cada día'; y la portada de su última publicación

López Teulón, sacerdote de Talavera, publica el tercer tomo de su obra sobre los mártires de la Guerra Civil

Por La Voz de Talavera
viernes 20 de enero de 2023, 11:15h

El sacerdote Jorge López Teulón, que entre otros cargos y encargos de enjundia ostenta el de capellán del colegio Compañía de María, de Talavera de la Reina, y es postulador para una causa de canonización de 940 mártires de la persecución religiosa durante la Guerra Civil española en la provincia eclesiástica de Toledo y la diócesis de Ávila, acaba de publicar el tercer tomo de su obra 'La persecución religiosa en la Archidiócesis de Toledo. 1936-1939'.

Madrileño de 52 años y talaverano desde 1995, cuando acabó sus estudios eclesiásticos en el Seminario de Toledo, fue ordenado sacerdote y se trasladó a la Ciudad de la Cerámica, donde ha realizado todo su ministerio, López Teulón ha sido, entre otras cosas, delegado de Medios de Comunicación en la Vicaría de Talavera (1996-2005); locutor de la retransmisión de la Misa en la COPE nacional (1998-2002); creador de las páginas webs www.persecucionreligiosa.es y www.cardenaldonmarcelo.es; y actualmente colaborador de La Voz de Talavera.

Con motivo de la reciente aparición del tercer volumen de su obra sobre la persecución religiosa en la archidiócesis de Toledo entre 1936 y 1939, dedicado a los mártires de las vicarías de La Mancha y La Sagra, después de que en los dos primeros recogiera los terrible sucesos que rodearon las muertes de los mártires víctimas de la persecución religiosa durante la Guerra Civil en las ciudades de Toledo capital y la vicaría de Talavera, publicados en 2019 y 2020, La Voz de Talavera ha hablado con Jorge López Teulón y éste es el resumen de la conversacoón.

La Voz de Talavera.- Aunque hemos hecho un resumen de su biografía, ¿qué nos hemos dejado sobre quién es Jorge López?

Jorge López Teulón.- Pues, si acaso, puedo añadir que fui vicario parroquial de San Andrés, capellán de las Madres Bernardas y profesor de religión del colegio Cervantes, durante mi primer año en Talavera. Luego, al siguiente curso, seguí con las clases y me enviaron de capellán al colegio Compañía de María y como auxiliar en la basílica de Nuestra Señora del Prado. En 2002 seguí ya sólo con la capellanía del colegio, en la que sigo a día de hoy. Además, desde que fui nombrado postulador para una causa de canonización de 940 mártires de la provincia eclesiástica de Toledo, que se corresponde con las cinco provincias de la comunidad autónoma de Castilla-La Mancha, éste ha sido el trabajo principal, al que llevo dedicados 20 de los 27 años de mi ministerio sacerdotal.

LEY DE MEMORIA HISTÓRICA

L. V. T..- Un tema de actualidad con la nueva ley de Memoria democrática, ¿no?

López Teulón.- Bueno, lo que envuelve a la Iglesia católica está tan fuera de fecha y de actualidad... Me hace gracia la pregunta, porque lo mismo me preguntaban con la primera ley, la de Zapatero, en 2007. Entonces tuvo lugar en Roma la beatificación del beato Saturnino Ortega Montealegre, arcipreste de Talavera y párroco de Santa María junto a 497 mártires españoles… Se habló de oportunismo, de que era la respuesta de la Iglesia católica, etcétera... Y, sin embargo, por ejemplo, la documentación de muchos de esos mártires -beatificados en 2007- se había entregado en Roma en el pontificado de san Juan XXIII: ¡el presidente del Gobierno ni había nacido!

L. V. T..- Muy curioso...

López Teulón.- Sí. Precisamente para desproblematizar el tema, algo que nunca se consigue, desde el principio intenté poner el punto y final de la persecución religiosa en el asesinato del obispo de Teruel, el beato Anselmo Polanco, el 7 de febrero de 1939. Y nosotros estudiamos un periodo que comienza en 1931 y finaliza con la guerra. De hecho, nuestros mártires entran en la letra de esa memoria -según la ley y ahí coincidiríamos- al referirse a "víctimas de la guerra civil española" y a los "represaliados del franquismo". Éso, en 2007, y ahora con la nueva ley hasta con casos de la Transición.

INSPIRADOS POR SATANÁS

L. V. T..- Pero, ¿cómo desde 1931 hasta 1939?

López Teulón.- En una publicación anterior a la que ahora presento, que se titula 'Inspirados por Satanás', explico por primera vez con imágenes -de la prensa de la época- en una visión de conjunto -en la España republicana- lo que sucedió con la destrucción de iglesias, altares, imágenes de Cristo, de la Virgen y de santos... la profanación del Santísimo y, algo que no se había publicado en extenso, del “martirio” del cuerpo de los santos (algunos incorruptos desde hacía siglos) … Todo esto cuando no había pasado ni un mes de la instauración de la Segunda República, el 11 de mayo de 1931… De ahí hasta que acabó la guerra. Luego todo lo que sucedió después de abril de 1939 es un asunto para los historiadores, que no para los políticos. La memoria es tan frágil y tan intencionada...

L. V. T..- Pero su trabajo también tiene algo o mucho de historiador...

López Teulón.- Bueno... Mi trabajo como postulador se desenvuelve en la necesidad de descubrir cómo los posibles candidatos a ser elevados a los altares sufrieron el martirio solo por lo que nosotros llamamos odio a la fe (in odium fidei).

HABRÁ CUARTA ENTREGA

L. V. T..- Sí, con el tercer volumen presentado recientemente, mil ochocientas páginas en tres tomos... ¿de qué va?

López Teulón.- Es que cuando empezó a pasar el tiempo vi la necesidad de publicar la historia de todo lo que sucedió en 1936 con el asesinato, en menos de seis meses, de la mitad del clero de la archidiócesis. Muchos de los sacerdotes actuales lo desconocían absolutamente. La obra, publicada en estos tres tomos de más de 600 páginas cada uno, quedará completada con un cuarto libro que recogerá el testimonio martirial de los sacerdotes que trabajaban en los arciprestazgos de las diócesis de Albacete (Alcaraz y Elche de la Sierra); de Guadalajara (Brihuega, Guadalajara, Pastrana y Tamajón); y de los arciprestazgos andaluces de Cazorla (Jaén) y Huéscar (Granada), todos ellos pertenecientes a la archidiócesis de Toledo en los días de la persecución religiosa.

L. V. T..- La división de la obra, ¿por qué así?

López Teulón.- Después de diferentes reformas, durante los episcopados que han regido la diócesis en el siglo XX, monseñor Braulio Rodríguez Plaza, en 2015, hizo la actual división pastoral de la archidiócesis, que es como sigue: la diócesis está dividida en 26 arciprestazgos, agrupados en 4 vicarías episcopales: Toledo, Talavera de la Reina, la Mancha y la Sagra. Los 26 arciprestazgos atienden 232 municipios y asisten a 270 parroquias.

HERMOSAS HISTORIAS DE PERDÓN

L. V. T..- Y prácticamente en todos hubo mártires víctimas de persecución religiosa...

López Teulón.- Sí. En 1936 fueron asesinados 291 del clero secular, un subdiácono y cuatro seminaristas. Como ya he tenido ocasión de explicar, aunque el Martirologio trata sobre el martirio sufrido por los sacerdotes y seminaristas en la archidiócesis de Toledo, también en este tercer tomo, como en los dos anteriores, se ha usado para el relato de estos los testimonios de seglares, religiosas o religiosos. Hermosas historias de perdón de un sacerdote -que todavía vive- o de una religiosa y cómo afrontaron desde el perdón la muerte de sus padres o incluso, el testimonio de la madre de un joven de 16 años que en su testamento -ya pasados los años- deja dinero para misas por el alma del asesino de su hijo.

L. V. T..- Algo muy comentado respecto a la maquetación de su obra es la cantidad de fotografías e ilustraciones que incluye.

López Teulón.- La archidiócesis cuenta con una publicación semanal que se distribuye en las parroquias de Toledo y de nuestros pueblos de Extremadura en la que llevo escribiendo desde 2002. Siempre ha sido muy comentado el tema de las fotografías que ilustran los artículos. Considero importante la imagen, poder ver el rostro de los mártires, aprovechando que de la mayoría conservamos fotos. De hecho, en este tercer tomo 500 fotografías acompañan el relato, mostrándonos a los mártires o el destrozo de los templos, el llamado martirio del arte, que facilitan enormemente la lectura al visualizar las cosas que se narran. También hemos recogido el trabajo de las exhumaciones realizadas en estos últimos quince años y los trabajos de la mina de Camuñas, en la vicaría de La Mancha.

POR LA CLARIDAD Y LA TRANSPARENCIA

L. V. T..- Después de tantos escritos y publicaciones sobre la Guerra Civil española, es cierto que la investigación sigue abierta. Continúa habiendo gente desaparecida.

López Teulón.- Y tanto que sí. Nos falta información, sobre todo a nivel nacional, de muchas víctimas. Por ejemplo, hasta este verano pasado no conseguí averiguar lo que sucedió con Félix Rivera, sacerdote de La Villa de Don Fadrique, que aparecía en los listados oficiales del arzobispado como mártir. Encontré en la prensa (en El Castellano de Toledo) que se había marchado en 1935 con los monjes cistercienses de La Oliva en Navarra. Escribí al actual abad y me dijo que murió allí en 1977. La claridad, la trasparencia histórica, es lo más fascinante, en una dirección y en otra. La verdad. Que se sepa lo qué paso.

L. V. T..- Antes de terminar, ¿podría comentarnos la repercusión que ha tenido y tiene su trabajo en aras a desvelar esa verdad y lo que pasó con los mártires religiosos en la Guerra Civil?

López Teulón.- Me gusta insistir siempre en el trabajo que ya habían hecho los sacerdotes que trabajaron en esto antes que yo. Especialmente don Juan Francisco Rivera Recio, fallecido en 1991, canónigo de la Catedral de Toledo, que publicó en dos tomos la primera historia de la persecución, que ha sido base de todos los estudios posteriores. Pero ahora Internet me ha ofrecido la posibilidad de colgar en la red el resultado de mis investigaciones y ya se pueden descargar gratuitamente los dos primeros tomos. Gracias a eso, me llegan mensajes desde los lugares más dispares agradeciendo el poder conocer a nuestros mártires. Además, está la repercusión más que positiva entre nuestro clero. Eso es, sin duda, muy satisfactorio.

EL CASO MÁS SOBRECOGEDOR

L. V. T. .- Como última cuestión, ¿cuál ha sido entre todos los casos de martirio que conoce y ha estudiado el que más le ha impresionado o sobrecogido?

López Teulón.- Pues la primera respuesta sería el de muchos de ellos: por ejemplo, por la fortaleza frente a la brutalidad vivida y su martirio. O incluso, en el caso de bastantes sacerdotes me ha sorprendido conocer sus capacidades intelectuales y de santidad... Pero en este tercer tomo que acabo de publicar recuerdo la historia de un joven de 16 años, Santiago Mosquera, junto al coadjutor de la parroquia de Villanueva de Alcardete. Tras haber sido fusilado, quedó vivo junto al resto de los cuerpos en el cementerio. Aunque intentó escapar, le fue imposible. Esperó que amaneciera. Santiago escucha que alguien se acerca, era el sepulturero, y exclama piedad y que lo lleve con su madre. La respuesta de los labios es mejor silenciarla. Los testigos declaran que el sepulturero le obligó nuevamente a blasfemar contra Dios y la Virgen María. Santiago le dijo que eso no lo podía hacer, pues era pecado contra Dios; el sepulturero le dijo que si no blasfemaba le mataría y Santiago le dijo: "Prefiero morir antes que ofender a Dios". El cruel asesino tomó un pico y de un golpe acabó con su vida.

L. V. T. .- Sin duda es un caso que impresiona...

López Teulón.- Muchas veces he explicado esta historia... pero el pasado 10 de octubre recuperé sus restos de una cripta en la iglesia parroquial para significarlos ante su beatificación, cuando llegue la fecha de ello. Sostuve el cráneo del siervo de Dios Santiago Mosquera, que mostraba en el hueso temporal derecho un agujero mucho más grande que el de un impacto de bala. El forense determinó que era compatible con algo punzante que lo rematara... con un pico. Fue sobrecogedor.

Portadas de los tres tomos publicados por Jorge López Teulón sobre la persecución religiosa en la diócesis de Toledo durante la Guerra Civil

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (5)    No(0)

+
0 comentarios